» Sin saber adónde iré.



"Puede que me haya convertido en un monstruo al que nadie quiere y por eso estoy aquí. Caí en un profundo sueño del que no sabré si podré despertar, ¿pero realmente quiero despertar? Si lo hago, será en un lugar que nadie sepa encontrar"

Y aún sigo sin saber la respuesta. Sólo abrí los ojos y aquí estaba. Cambiada por completo. Sin saber quien soy (si es que realmente era algo por aquel entonces). Era bastante extraño en realidad porque recuerdo que, no sólo tenía voz propia, sino una forma humana completamente nueva.
¿De quién serán estos pensamientos y sentimientos que recorren mi ser?
¿Realmente me había convertido en alguien despreciable?

Lo que no sabia es que, en realidad, mi mente estaba en proceso de "transformación", por así decirlo.
Creo que lo denominaban "locura" por aquel entonces.
Sí, puede que sea eso, que me esté volviendo loca por completo.

Era normal, después de todo había pasado por millones de cosas inimaginables, pero aún seguía echando mi aliento. No estaré cuerda, pero tampoco loca.

¡Qué difícil es ser diferente por naturaleza!

¿Me habían castigado a este hermoso lugar? No puede ser ya que los castigos no suelen ser como este lugar de hermoso. A lo mejor sí estaba soñando, no sabría decir. A pesar del bonito paisaje, estaba sola. Otra vez. Me levanté e inspeccioné todo el lugar. ¡Era enorme! No tenía fronteras algunas, y que paz se respiraba. Sin duda alguna, castigo o no, había encontrado un lugar en el mundo perfecto para mí. Un lugar dónde parecía que el único habitante que había tenido desde siempre era yo. Y nadie lo sabía. Mi paradero, quiero decir. Era algo que sólo yo conocía.

Y lo mejor de todo es que era mío y lo sigue siendo.

Este lugar hace que medite demasiado. Puede que incluso vuelva loco a todo aquel que lo lea. Es muy extraño. Sé que nadie me encontrará y me liberará.
Sólo sé que existo y que esta es mi jardín maravilloso. Puede que mi Iglesia.
No creo en nada, sólo en lo que veo, pues esto es lo que admiro cada vez que abro los ojos. Sólo creo en mi Iglesia. Una Iglesia donde YO soy el Dios.
¿Qué sucederá de aquí en adelante?
De TODO.
¿Será ahora cuando realmente te daré la bienvenida?
¿Será, acaso, el momento en el que te atrevas a entrar?
Invitado o presa. decides.
{ . . . }
¿Le apetece algún tipo de placer?


No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?