» El llanto de la hipocresía.

Estoy harta de esas falsas sonrisas. Estoy harta de esas falsas miradas de complicidad. Estoy harta de que intentes tenderme la mano con toda esa hipocresía que llevas arrastrando desde hace algún tiempo. ¿Por qué intentas aparentar algo que no eres? ¿Por qué intentas acercarte a mí? Todavía no consigo entender por qué haces todo esto. ¿Acaso no ves que ya me he dado cuenta de tu papel en este juego? ¿De verdad me estás tomando por una joven ingenua y estúpida? Pues no, estás muy lejos de la realidad. Conozco tus secretos, sé lo que intentas. Deja de sonreirme y tenderme la mano como si de verdad te importara. Deja de mirarme con esos buenos ojos cuando, a la hora de darte la vuelta y darme la espalda, haces que se tornen con un aura oscura y envidiosa. 

A veces me sorprende lo mucho que llegas a necesitar de mí. Y eso es algo abrumador. Me acechas todas las noches en busca de nueva información para tus malévolos planes. Eres peor que el propio veneno que nos rodea. Y yo ya no aguanto más esta situación. Finges que no pasa nada. Finges que tienes un corazón puro y noble. ¿Y cuál es la realidad? Que no quieres otra cosa que hacerme daño con tus pequeños actos de envidia. Estoy muy cansada de todo esto, pero mucho más de ti y esa actitud que hace que no consiga descansar en paz. He intentado dejar de pensar en ti, pero me es imposible, ya que cada vez que miro a otro lado y empiezo a sentirme liberada tienes que aparecer con esos... actos y clavarme el puñal.

No estás haciendo ninguna otra cosa que ahogarme con tus miradas y tus palabras. Cada vez que abres la boca lo haces para herirme. Pero eso sí, lo haces con astucia, disimuladamente. Camuflas tus palabras, tus cuchillos, con gestos amistosos y cuando quiero darme cuenta... vuelves a hacer lo mismo. Porque hablar contigo ya no sirve de nada, y aunque me duele en lo más profundo, siento también que todo fue en vano desde el primer momento en el que te conocí. Así que, por favor, deja de venir a mí, de llamar a mi puerta vestido con esa piel de cordero cuando en realidad eres un lobo despiadado y ruin. No quieres verme vestida de cazador. No quieres que se despierte el cazador y te persiga por todo el elíseo con su rabia y frustración. 

Sin embargo, aunque presienta que dentro de poco vaya a estallar la bomba que llevo dentro de mí, hay un lugar en el que puedo sentir paz, un lugar en el que pueda escapar de tu molesta presencia. Un lugar donde tus ojos no lleguen a alcanzarme y donde no puedas herirme. Un lugar en el que se encuentra una tumba, una lápida sin nombre y rodeado de rosas blancas, algunas manchadas de sangre. Un lugar en el que tus palabras, tus acciones, no puedan alcanzarme. Un lugar en el que puedo acudir siempre que necesite paz y pensar cuál debe de ser mi próximo movimiento para defenderme. Un lugar cuyo umbral no puedes pasar. No sé si es porque no te atreves, si le temes o si es que no quieres o puedes. Quién sabe, simplemente sé que desde ahí dentro puedo gritarte las cosas a la cara sin preocuparme de que puedas volver a apuñalarme como antaño.

Estoy harta de esas falsas sonrisas. Estoy harta de esas falsas miradas de complicidad. Estoy harta de que intentes tenderme la mano con toda esa hipocresía que llevas arrastrando desde hace algún tiempo. ¿Por qué intentas aparentar algo que no eres? ¿Por qué intentas acercarte a mí? Todavía no consigo entender por qué haces todo esto. ¿Acaso no ves que ya me he dado cuenta de tu papel en este juego? ¿De verdad me estás tomando por una joven ingenua y estúpida? Pues no, estás muy lejos de la realidad. Conozco tus secretos, sé lo que intentas. Deja de sonreirme y tenderme la mano como si de verdad te importara. Deja de mirarme con esos buenos ojos cuando, a la hora de darte la vuelta y darme la espalda, haces que se tornen con un aura oscura y envidiosa. 

Desde ese lugar secreto siento que soy libre de poder expresar todo lo que siento y todo lo que pienso acerca de ti sin preocupaciones. No entiendes que ya no puedes seguir con este juego. Ya no puedes seguir llorando esas lágrimas de cocodrilo. Ya no puedes fingir que eres una mano amiga. Pues yo ya no creo que tus mentiras y he sido capaz de ver lo que hay más allá de esa mirada verde y envidiosa. Porque este lugar sagrado que me protege me mostrará la verdad. 


Pues estoy ante tu propia y futura tumba.

4 comentarios:

  1. Me he quedado impactada con las últimas palabras. Me ha gustado mucho este delirio, y comparto lo que dices, pues a veces cansa que te miren sonriendo y que por la espalda te apuñalen una y otra vez. Cansa que no dejen de hacerte daño, y que, aún así, seguimos dando oportunidades y oportunidades. Comparto todos tus sentimientos, y aún así, te digo que a veces sí hay gente que actúa con buena intención. No siempre debemos pensar mal de los buenos actos de los demás, pero también es cierto que cada día que pasa, nos cuesta muchísimo más confiar en los demás.
    Gran texto, Pandora, y te repito que las últimas palabras me han impactado mucho, una perfecta forma de acabar un gran delirio.
    Un beso ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida una vez más por el jardín del Edén, Shenia. Siempre es una alegría poder leerte y ver qué es lo que piensas al respecto, pues para mí tu opinión es siempre muy importante. Me consuela mucho ver que hay alguien que me entiende y que resume en pocas palabras todas esas verdades de las que habla este delirio. Sí es cierto que no todas las personas tiene esa mala intención, aunque el porcentaje sea bastante grande. Supongo que eso es lo que nos queda, esa pequeña esperanza de luz al final del camino. No todo lo que nos rodea tiene que ser oscuridad. Hay gente que estará ahí hasta el final, las cuales te concederán ayuda cuando la necesites, aunque sean escasas. Nunca debemos dejarnos caer en esa tumba vacía, pues no podemos permitir que seamos nosotros mismos quienes la cavemos. Así pues, gracias una vez más. Espero que sigas disfrutando y leyendo cada delirio. Un beso muy grande y hasta la próxima, hermana.

      Eliminar
  2. me gusta. te dejo mi blog por si te interesa http://casoabierto-sma.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu invitación. Espero volver a verte pronto por aquí. Cualquier cosa que necesites no dudes en escribir. Un saludo muy fuerte.

      Eliminar