» En busca de lo perdido.

"Tal vez sea el recuerdo de la felicidad..."

Una sonrisa. Una única sonrisa que no podría olvidar jamás. Una sonrisa llena de luz, llena de felicidad e ilusión. ¿Cómo podría olvidar aquella sonrisa que duró tan sólo un instante? Sin duda alguna, se trataba de uno de los recuerdos que más anhelaba recuperar.  Y lo más curioso de todo este asunto era que no conseguía recordar de quién era esa sonrisa que me perseguía en sueños. No sabía qué podía significar aquello, pero estaba dispuesta a recuperar ese recuerdo costara lo que costara. Quería conocer más. Quería hallar la verdad detrás de esa sonrisa. Tal vez fuera la mía propia ante un ideal que jamás llegó a ser, o tal vez era la sonrisa de él, de esa persona que me llevó a la destrucción. 


No puedo recordar nada más. El resto de la imagen está borrosa. Mis esfuerzos por recordar son en vanos, pero creo firmemente que eso tiene que significar algo, ¿no es así? No recordamos las cosas porque sí. No recordamos los pequeños detalles porque sí, sino porque significan mucho para nosotros. Son los detalles lo que nos impresiona, lo que nos atrae y nos hacen sentir especiales. Fuera de quien fuese esa sonrisa, sé que a conquistado mi corazón... o lo que queda de él. No sé. No sé cómo explicarlo, pero es algo que segundo tras segundo gana mucha fuerza. Tal vez me estoy dejando influenciar por los sueños. Tal vez esté malinterpretando las señales, es posible que ni si quiera existan esas señales. No sé, no sé. Aún así, presiento que es un recuerdo que debo recuperar cuanto antes.

¿Y cómo podemos recuperar lo que hemos perdido? ¿Y cómo podemos fingir vivir una vida normal cuando ya no tenemos aquello que nos importa? No sé, no sé. Tal vez se trata de un nuevo juego de Edén. Tal vez sea una nueva trampa del intruso para hacerme caer en sus redes. No sé, no sé, ya no sé qué pensar al respecto. ¿Debería luchar por recuperar ese recuerdo? ¿Debería de seguir buscando esa sonrisa perdida? No sé, no sé. Son todo dudas. Es siempre la misma historia. Quiero avanzar dos escalones por delante del enemigo y parece que no hago más que retroceder tres escalones. Yo tan sólo quiero encontrar esa felicidad que llena mi vacío y quiero terminar con este rompecabezas. No pienso que sea algo imposible. ¿O tal vez sí? No sé, no sé.

Esa sonrisa me es muy familiar. Y cuanto más trato de recordarla más siento que la conozco muy bien. Siento que si hallara ese recuerdo podría quitarme un peso de encima. Podría sentirme liberada y explorar otro camino, otro sendero lleno de lirios enredados y volcarme de lleno en otra historia con final maldito. Es posible que ese sea mi verdadero destino. Es posible que ese sea mi nuevo cometido en este mundo. No sé, no sé. Quién sabe. ¿Quién puede saber eso? Da igual que se lo grite a los vientos, sé que ellos ya no van a contestar mis preguntas ni escuchar mis plegarias, mis súplicas. Sé que estoy sola en esto, pero ya no me importa. La soledad no es tan mala como parece. No es cruel, ni ruin, ni traicionera. Tan sólo está hay, es libertad de poder hacer todo lo que quiera. Y eso es precisamente lo que voy hacer. Ir en busca de mi felicidad. Ir en busca de un recuerdo que, puede que no sea real, pero que tampoco importa demasiado, iré en busca de un recuerdo que para mí es valioso. Debo luchar por encontrarlo. Debo de alejarme de estos pensamientos de duda e ir a por ello. 

A lo mejor es cierto que no podemos recuperar lo perdido, pero no por eso tengo que negarme al hecho de que es posible encontrar más fragmentos de memoria. Una sonrisa. Una única sonrisa que no podría olvidar jamás. Una sonrisa llena de luz, llena de felicidad e ilusión. ¿Cómo podría olvidar aquella sonrisa que duró tan sólo un instante? Pienso dejar de formular palabras y explorar el camino verdadero hacia los recuerdos, donde el Edén los esconde, donde el paraíso los oculta. Puede que una vez que me adentre en ese nuevo mundo oculto pueda encontrar las respuestas que buscaba, hallar la verdad o simplemente encontrar otros recuerdos importantes que creía olvidados. Quién sabe, la cuestión es que tengo que luchar hasta el final por lo que quiera, sea lo que sea. 

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?