» Un último mensaje desde el olvido.

"Es hora de tomar una decisión. 
Y es hora de hacerlo AHORA."

     Ya no sé responder a tus cartas. Ya no sé dónde debería de buscar tus mensajes ocultos. ¿Aún estás ahí? ¿Aún sigues queriendo revelarme la verdad? No sé si eres consciente de que a lo mejor tus confesiones y arrepentimientos ya no sirven de nada. Ahora puede que sea yo la que no quiera escuchar, la que no te quiera perdonar. Me he sentido dolida, traicionada... Todo eso tú lo sabes y aún así, en mi soledad, en mi eterna maldición, me buscas y torturas con tus mensajes. ¿Pero sabes qué? Me gustaría volver a verte. Me gustaría, pero no sé si debería de desear una cosa así. Ni si quiera sé si es eso lo correcto o no. Simplemente sé que, en lo más profundo de mi corazón, existe una posibilidad única de encontrarnos. Y para eso no puedo mostrarme débil ante semejante situación. 

     No sé si es lo más adecuado. No sé si debería de mostrar tanta duda, tanta inseguridad. En mi mente se inundan imágenes de una vida pasada no muy lejana. A mis recuerdos llegan imágenes de un lirio ensangrentado mucho más fuerte, mucho más temible, mucho más... Pandora. No quiero que toda tu palabrería me eche para atrás. No quiero que todas tus mentiras se hagan realidad. No sé si debería de seguir buscando tus mensajes. No sé si debería seguir luchando por volverte a encontrar.


Ya no sé responder a tus cartas. 
Ya no sé dónde debería de buscar tus mensajes ocultos.
 ¿Aún estás ahí? ¿Aún sigues queriendo revelarme la verdad?


     A veces pienso que las cosas no deberían de haber sido así. A veces pienso que no debería haber tenido ese final tan trágico. ¿Qué conseguí con eso? Acabar aquí, en mi propio limbo sin poder ir al cielo o al infierno. Y todo por tu culpa. No sé si eres consciente de todo lo que me hiciste, pero yo ahora no puedo permitirme tener un voto de perdón y susurrarte al oído que todo estará bien, que fue un mero error. No. Ya basta. Ya esta bien de tus juegos. No tengo por qué creerte ahora. pues y no soy la niña ingenua que fui antaño. Debería de dejar de buscarte en las sombras. Debería de dejar de buscar esas dichosas cartas tuyas. Debería de poder olvidarte y perderme por mi propio pie por este Elíseo. ¿Pero qué me está pasando? Siento que hay algo que no me deja continuar. Siento que hay algo que no me permite ser plena. No sé lo que es. No logro encontrar la respuesta acertada a estas dudas. No quiero perdonarte. No quiero escucharte. No quiero entender ninguna de tus palabras. Simplemente quiero recuperar a esa Pandora de los cabellos de fuego. Simplemente quiero recuperar a esa parte de mí que vosotros destruisteis. 

Ya no sé responder a tus cartas. 
Ya no sé dónde debería de buscar tus mensajes ocultos.
 ¿Aún estás ahí? ¿Aún sigues queriendo revelarme la verdad?


     Debería de olvidarme de todo esto. Debería de seguir mi propio camino. No quiero seguir atada a ti. No quiero seguir recibiendo mensajes tuyos de dolor y arrepentimiento. Ya no me creo tus palabras de amor absoluto. Quiero romper con tu imagen en mi cabeza y borrarte de mis memorias. Un simple momento de paz es lo que busco en mi reino. Si tú jugaste conmigo, ahora yo juego contigo. Y sé que ignorándote te hará sufrir, y bastante. Me alimentaste con engaños y falsas esperanzas. Ahora eres tú quien tiene que aprender y tomar de mi veneno. Porque después de todo, era yo la que nació maldita, ¿verdad? Deja de buscarme. Deja de atormentarme. Deja, simplemente, de tomar de mis placeres. No quiero que camines más por el Edén. Ya no me importa recordar tu nombre o tu imagen. Lograré hacer que desaparezcas de una vez para siempre. Lograré encontrar mi verdadera esencia por estos parajes. Lograré recuperar a la Pandora que perdí antaño. 

Ya no quiero responder a tus cartas. 
Ya no quiero saber dónde debería de buscar tus mensajes ocultos.
 ¿Aún estás ahí? ¿Aún sigues queriendo revelarme la verdad?

Ya no me importas.

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?