» El comienzo de una nueva aventura.

Quiero vivir una aventura, una aventura de verdad. Pues estoy cansada ya de luchar siempre contigo, intruso. No te quiero aquí. No te quiero junto a mí. Necesito nuevas fuerzas para sobrevivir. Necesito nuevas emociones para continuar jugando en el jardín del Edén. Entiéndeme que ya no quiera permanecer a tu lado y volver a caer en tus redes. Estoy cansada, muy, muy cansada. Quiero vivir una nueva aventura. Quiero ejercer de reina, de una verdadera reina y tener el mundo a  mis pies. Sabes que soy caprichosa. Sabes que soy muy orgullosa. Y es por eso por lo que necesito vivir mi propia historia, una nueva historia. Una nueva aventura comenzará pronto, muy pronto...

¿Sientes la emoción?. ¿Sientes la excitación corriendo por tus venas?. ¿Escuchas eso, intruso?. Es la llamada de la naturaleza. Un nuevo juego comenzará muy pronto en el Edén. Qué alegría, de verdad que siento mucha alegría en mi interior. Pronto toda la espera terminará y al fin podré ser la protagonista, la heroína. Podré escribir por mí misma las reglas del juego, podré controlarte a mi absoluto antojo, podré hacer cualquier cosa que desee... Es maravilloso, es completamente maravilloso. Una aventura. Una aventura de verdad. Será un sueño, un sueño hecho realidad. Un sueño en el que tú, intruso, no tienes cabida.

Así pues, doy media vuelta y me dispongo a caminar por los nuevos senderos de este elíseo, sin mirar atrás. Ya no voy a mirar atrás, nunca más. Aunque grites con fuerza mi nombre. Aunque supliques que vuelva a tu lado. No, ya no. Por mi propio pie iré siguiendo mis instintos, siguiendo esa pequeña voz que me llama desde lo más profundo del Edén. Es una nueva historia. Es un nuevo comienzo. Es una aventura. No puedo evitar tener una sonrisa descomunal de oreja a oreja. Mi llama se ha encendido y mis ojos brillan de la felicidad. ¿Qué es este sentimiento? ¿Acaso he dicho felicidad? Sí, así es. Suspiro. No soy capaz de creérmelo. ¡Felicidad! Vuelvo a sentir felicidad, ese sentimiento que pensé que ya no podía existir dentro de mí.

Y lo mejor es que no estoy sola. Alguien muy especial me hace compañía. 
Mi nuevo y fiel guardián. Mi guía. 

Sí, así es. Una nueva aventura, una de verdad, una en el que la reina del jardín del Edén podrá ser la protagonista. ¿No te emocionas, intruso?. ¿No te alegras de mí?. ¿O es que estás triste por mi marcha?. ¿Sí, es así?. Pues no me importa. Ya no me importas lo más mínimo. Ahora es mi turno de jugar e irme lejos, muy lejos de aquí. Ha llegado el momento más esperado de todos. ¡Abrid las puertas del paraíso, quiero ver lo que hay más allá!. ¡Abrid la puerta del Edén porque quiero descubrir por mí misma qué aventuras me esperan al otro lado!. Sí, yo, junto con mi guardián. Estoy emocionada. Estoy feliz. Siento que algo nuevo y grandioso está apunto de suceder. Y lo mejor de todo es que tú, intruso, no podrás acompañarme. No podrás alcanzarme nunca más.


¿Sientes la emoción?. ¿Sientes la excitación corriendo por tus venas?. ¿Escuchas eso, intruso?. Es la llamada de la naturaleza. Un nuevo juego comenzará muy pronto en el Edén. Qué alegría, de verdad que siento mucha alegría en mi interior. Pronto toda la espera terminará y dará lugar a un nuevo comienzo. Quiero vivir la aventura, y quiero vivirla ahora. Así que quédate ahí sentado, llorando por mí, intruso. Mientras me vez alejarme con mi guardián y traspasar la gran puerta. ¡Felicidad! Vuelvo a sentir felicidad, ese sentimiento que pensé que ya no podía existir dentro de mí. Y no tengo miedo. Ya no, nunca más. Ya no hay lugar para el miedo. Me armaré de valor y daré el paso definitivo hacía una nueva aventura. La reina ya no mirará hacia atrás jamás. Me dispongo en este mismo instante a ir más allá de las fronteras del Edén. Hasta nunca, querido intruso.

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?