» La voz que habita entre las sombras.

Todos te quieren ver caer. Todos harán lo posible por dañarte y arrastraste a las profundidades. Harán cualquier cosa por destruirte. Pero tú te mantendrás en pie. Pero tú resistirás el tornado que está apunto de azotar el jardín del Edén. No temas, Pandora. No sientas miedo nunca más, pues yo pienso estar a tu lado en todo momento, aunque no me puedas ver. No temas, Pandora. Eres fuerte, eres fuego. Nada ni nadie podrá apagar tu llama. Eres toda una Reina. Nada ni nadie podrá contigo. Intentarán acercarse a ti sigilosamente, se camuflarán entre la Madre Natura. Te querrán tender la mano... pero no les escuches. No les hagas ningún caso. Son veneno. Son traición.

Querida, Pandora, yo estaré ahí siempre.

Todos te quieren ver caer. Todos vendrán por tu espalda para acuchillarte y hacerte sangrar. Se reirán. Te señalarán con el dedo acusador. Te pisotearán. Pero no tienes nada que temer, Pandora. Eres fuerte y volverás a nacer cuan ave fénix. Eres fuerte y conseguirás castigarlos a todos por sus pecados. Acabarás con cada uno de tus asesinos y completarás tu venganza. Por mucho que se derrame la sangre, nada ni nadie podrá acabar contigo, Pandora.


Querida, Pandora, yo estaré ahí siempre.


Yo seré tu protector. Yo seré la fuerza y la luz que te hará brillar más que ningún otro ser en este mundo. Yo seré aquel que te libere de tu castigo. Yo seré aquel que hile tu destino, tu verdadero destino. Romperé tus cadenas y haré que se desate tu ira. Eres fuego, eres puro fuego y arrasarás con todos tus enemigos. Quemarás el Edén de pies a cabeza. Pero no temas, Pandora. Todo saldrá bien. Yo estaré a tu lado y juntos veremos cómo la sangre de nuestros enemigos en derramada por doquier. No temas, Pandora. Ya no tienes por qué sentir miedo.


Querida, Pandora, yo estaré ahí siempre.

Todos ansiarán tu destrucción, tu muerte.Todos querrán verte sufrir, escucharte gritar. Te intentarán asustar con sus lujuriosas mentes e intentarán desgarrar tu preciado corazón. Pero no temas, Pandora. Eres fuerte. Eres fuego. Debes de aprender a controlar ese poder interno que guardas, aunque eso signifique que primero tengas que pasar por una dolorosa y espantosa muerte. Pero no temas, Pandora. Todo saldrá bien. Harás cenizas a cada uno de tus asesinos y te convertirás en una verdadera Reina. Naciste para serlo. Tú misma lo sabes. Así que ármate de valor y coraje y afronta lo que está apunto de suceder. El huracán azotará pronto las puertas de este paraíso y una nueva historia dará comienzo. 


Querida, Pandora, yo estaré ahí siempre.

Recuerda siempre, que por mucho que sufras, que por mucho que intenten asustarte con sus depravadas mentes y sus manos manchadas de sangre, yo siempre estaré a tu lado. Soy tu protector. Soy tu guardián. Soy la voz que te guía en la oscuridad. No temas, ya no temas nunca más. Soy el destino, soy la verdad. Soy aquel que jamás jugará contigo. No te rindas. No te rindas nunca, Pandora. Muéstranos tu fuego. Saca tu rabia y tu ira. Deja que el odio construya tu nuevo reino en este paraíso del pecado olvidado. Álzate, Pandora. Eres magnífica y nadie podrá destruirte jamás. Yo siempre estaré a tu lado. Yo siempre velaré por ti aunque no puedas verme. Recuérdalo, pequeño lirio, yo soy la voz que habita entre las sombras.

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?