» La voz del espectro carmesí.

¿Te atreverás a entrar a este mundo prohibido? ¿Te atreverás a explorar todos y cada uno de los rincones del jardín del Edén? ¿Serás lo suficientemente valiente para averiguar la verdad que esconde este paraíso? ¿Serás mi prodigioso invitado o mi fatal intruso? Ven, no temas. Siéntate y coge una taza de té. No vengo a seducirte. No vengo a destruirte. Simplemente quiero implantar en tu corazón la duda. No temas. No pienses. Simplemente sigue tus instintos, pues yo soy el espectro carmesí y la Reina de lo que habita al otro lado de la puerta. No temas. No pienses. Tan sólo responde a mis preguntas con tu primer pensamiento, ese que nace de la nada, ese que es verdadero. Ven. Siéntate y cierra los ojos. Escucha mi voz. Deja que penetre en lo más profundo de tu ser.

¿Te atreverás a abrir tu corazón para mí? ¿Te atreverás a revelarme tus oscuros secretos? ¿Serás mi humilde invitado o mi fatal intruso? Respóndeme. Respóndeme ahora. Quiero conocer lo que habita dentro de ti. Quiero que mi voz entre dentro de tu mente. Suspira. Coge aire y expúlsale con suavidad. No existe nada más que mi voz. Yo soy el espectro carmesí que te conducirá por esta tierra prohibida. ¿Encontrarás placer o hallarás la muerte? Sólo tú sabes la respuesta. ¿Serás tú el curioso gato que sin quererlo halló la muerte? Ah, quién sabe. Nadie puede responder a esa pregunta. Así pues, dime tú, ¿qué harás? ¿La duda te invade? ¿La duda se adueña de tu ser? Respóndeme. Compláceme. Sin tú quererlo, entrarás en un profundo sueño y tan sólo te podrás guiar por mi voz. Soy el espectro carmesí. Ahoga tus deseos pues ahora estás a mi merced.

Sonrío. Sonrío con picardía. Tengo el poder, tengo el poder absoluto de tu cuerpo y tu alma. Tu curiosidad y ansías de saber son más poderosas de lo que jamás podría imaginar... y eso me complace. ¿Serás lo suficientemente valiente para averiguar la verdad que esconde este paraíso? ¿Serás mi prodigioso invitado o mi fatal intruso? Suspira. Escucha mi voz. No temas. Pienso ser yo y sólo yo quién te guíe por el sendero de lirios ensangrentados. Seré yo y sólo yo quien te coja de la mano y te abra las puertas del paraíso. Ya verás qué divertido. Ya verás que terribles secretos se esconden en lo más profundo del Edén. Yo, la Reina de este Elíseo te mostrará cosas que jamás pudieras imaginar. Bienvenido a mi reino. Bienvenido a mi mundo.

¿Te atreverás a pronunciar mi nombre? ¿Te atreverás a encontrar la llave que abra la caja de Pandora? Bebe un poco de té. Siéntelo entrar dentro de tu. Saboréalo. ¿Te gusta? ¿Te complace? No eres más que una pequeña marioneta. Eres mío, eres mi posesión. Escucha mi voz. Yo soy lo único que te mantiene con vida. Desde el primer momento que tu cuerpo pisó este paraíso tu alma fue asesinada. Sí, así es. Esto no es más que un espejismo. Esto no es más que una mera ilusión. ¿Te atreverás a explorar este mundo prohibido? ¿Serás lo suficientemente valiente para averiguar la verdad que esconde este Edén? Contéstame, quiero saber tus respuestas.

Eres esclavo de mis deseos. Tus pensamientos son frutos de mis locuras. Bienvenido al mundo del delirio. Bienvenido al interior de la caja de Pandora. Soy el espectro carmesí, la voz de la duda. Soy el espectro carmesí, la voz más oscura. Vuelve a tomar otro sorbo de té, querido amigo. ¿Serás un intruso más o un nuevo invitado? Quién sabe. ¿Serás tú el valiente que halle algo de luz en estas tinieblas? ¿Conseguirás tú domar el fuego de mi interior? Quién sabe. Duda. No temas. Duda simplemente. Estoy aquí para jugar con tu mente, al igual que hicieron conmigo. Ahora mis delirios son también los tuyos. Bienvenido al jardín del Edén. 

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?