» El despertar de nuevas inseguridades.

     ¿Qué pasaría si despertara una mañana y tú no estuvieras a mi lado? ¿Qué pasaría si una mañana quisiera cogerte de la mano y tú no estuvieras ahí? ¿Qué pasaría si de repente dejaras de existir? Todos mis recuerdos junto a ti desaparecerían. Todo lo que hubiera vivido contigo sería una mentira, una farsa. ¿Qué pasaría si...? Esa es la pregunta que me planteo en algunas ocasiones, cuando cae la noche. Mis sentimientos se contradicen y hay ocasiones en las que cierro y abro los ojos y me encuentro en un mundo distinto al que conozco. Hay ocasiones en las que me percato de que soy otra Pandora. Soy otra Pandora que todo lo duda y se siente insegura. Soy otra Pandora que teme que algún día desaparezcas de mi Edén. Soy una Pandora que acepta esos sentimientos ocultos y que no tiene miedo de exteriorizarlos. Soy una Pandora que te echa de menos y que corre hacia ti con deseo para no separarse jamás...

     Soy otra Pandora... Una Pandora irreal. Una Pandora que no existe. Me imagino siendo la otra yo con una vida alternativa que jamás me hubiera imaginado. ¿Por qué? No lo sé. Pero el hecho de pensar constantemente en esa fantasía me aterra. ¿Qué hago yo temiendo por tu ausencia? ¿Qué hago yo sintiéndome insegura? ¿Qué hago yo sonriendo a tu lado? No tiene sentido. Nada de eso tiene sentido. Yo no soy así. Yo no soy esa Pandora. Me gustaría poder despojarme de esos pensamientos. Me gustaría poder olvidarme de tu rostro y de mis sentimientos de una vez por todas. No quiero convertirme en esa Pandora, débil e insensata. No quiero abrirme a ti y mostrarte lo que realmente se esconde en mi interior. No, no quiero. Porque la verdad es... que me asusta las consecuencias que todo eso podría originar. Y es que no sabría explicarlo con mucho detalle las millones de imágenes y sensaciones que inundan mi mente acerca de esa vida alternativa junto a ti. ¿Por qué querría estar a tu lado de esa manera que me imagino de forma involuntaria? ¿Qué querrá decir todo esto? No lo sé. ¿Cómo podría saberlo? 

     ¿Qué pasaría si una mañana me despertara entre las sábanas arropada a tu lado? ¿Qué pasaría si una mañana me despertaras con besos y caricias y yo me sintiera feliz? ¿Cómo podría aceptar algo así? ¿Cómo podría vivir una experiencia así contigo? Pues yo te odio. Pues yo te detesto. Pues no eres más que un intruso. Pues no eres más que veneno. Pues no eres más que un vulgar asesino despiadado. Dime... ¿cómo podría volver a ver mi reflejo en el espejo con tales pensamientos? Vergüenza. Me daría vergüenza. Creo que no sería lo suficientemente valiente como para aceptarlo. ¿Cómo podría aceptarlo? Soy otra Pandora... Una Pandora irreal. Una Pandora que no existe. Me imagino siendo la otra yo con una vida alternativa que jamás me hubiera imaginado. ¿Por qué? No lo sé. Pero el hecho de pensar constantemente en esa fantasía me aterra.

     Me gustaría poder huir de esos sentimientos y todos y cada uno de esos pensamientos. No quiero imaginar algo que jamás va a suceder. No quiero convertirme en esa otra Pandora que tanto me pone en duda. ¿Quién es acaso ella? ¿Qué es lo que quiere? ¿Por qué me muestra esas imágenes? No lo sé. Aunque a lo mejor todo esto es producto de mi imaginación, otro delirio más provocado por ti y tus juegos insanos. Quién sabe. Ahora mismo me siento abrumada por los acontecimientos. No sé si quiero conocer a esa otra Pandora. No sé si quiero llegar a convertirme en esa otra Pandora. Yo sé que te odio. Yo sé que te detesto. Yo sé que no quiero una vida feliz junto a ti. ¿Entonces... por qué me siento así? ¿Por qué no logro encontrar las palabras adecuadas para definir lo que me está pasando? ¿Qué pasaría si despertara una mañana y tú no estuvieras a mi lado? ¿Qué pasaría si una mañana quisiera cogerte de la mano y tú no estuvieras ahí? ¿Qué pasaría si de repente dejaras de existir? Todos mis recuerdos junto a ti desaparecerían. Todo lo que hubiera vivido contigo sería una mentira, una farsa. ¿Qué pasaría si...? Esa es la pregunta que me planteo en algunas ocasiones... ¿Y sabes qué? Tengo miedo, mucho miedo por todo lo que esto puede conllevar. ¿Qué demonios significa, intruso? ¿Por qué?

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?