» Comienza la cuenta atrás I

Nuevamente, en un profundo sueño había caído. Sin quererlo. Sin esperarlo. Las fuerzas me habían abandonado para siempre, o al menos eso pensaba yo. Pero estaba equivocada, muy alejada de la realidad. Hay momentos en los que siento que no soy capaz de continuar. Hay momentos en los que siento que, haga lo que haga, todo es en vano. Confusa y abatida, decidí cerrar con llave las puertas del jardín del Edén para que nada ni nadie más pudiera invadir mi reino y destruirme desde dentro. 

Es curioso cómo son las cosas, cómo nuestro alrededor cambia poco a poco. Es curioso cómo nuestras emociones juegan con nuestra mente y nos encoge el corazón. Yo ahora me encuentro en un lugar cerrado, dentro de mí misma, dándome cuenta de cómo son las cosas en realidad, de lo lejos que he llegado. En definitiva, estoy dejando que la curiosidad posea mi mente. 

Quién sabe si es correcto o no dar señales de una vida ilusoria. Quién sabe si es correcto volver a asomar la roja cabeza por esas puertas colosales de mi querido Elíseo. Quién sabe... quién sabe... No puedo saber qué es lo que me aguarda al otro lado de dichas puertas. No puedo saber qué es lo que sucederá si decido avanzar y sucumbir a mis propios delirios. Si una cosa he aprendido en todo este tiempo, es que mis preguntas jamás obtendrán respuestas si no proceden de mí misma. 

Así pues, el reloj se ha vuelvo a poner en marcha. Una vez más la rosa volverá a nacer de entre las llamas. No puedo seguir aquí escondida sin hacer nada, callada, reteniendo para mis adentros todas mis inquietudes. Debo de salir al exterior. Debo de enfrentarme a mis demonios. Poco a poco resurgirá el jardín del Edén. Poco a poco mi silencio se romperá. Volveré una vez más de entre los muertos. Volveré con más fuerza que nunca para arrasar con mi fuego este reino y hallaré satisfacción en mi eterna venganza. No hay tiempo para detenerse y seguir durmiendo. No hay tiempo para mantener el silencio. Hay que actuar. Hay que hacerlo ya. La cuenta atrás acaba de comenzar...

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?