» Comienza la cuenta atrás II

 Este sueño se me está haciendo eterno. Me encuentro sumida en la total oscuridad. ¿Realmente quiero hacer esto? ¿Realmente quiero despertar y abrir las puertas del jardín del Edén? No sé si conseguiré sacar algún beneficio o satisfacción en ello, pero aún así siento que hay algo dentro de mí que me dice que debo de hacerlo... cueste lo que me cueste. Jamás pensé que volvería a dudar de esta manera tan desconcertante, la verdad. Muchas han sido las veces en las que he dudado de mí misma en silencio... 

No entiendo ni si quiera por qué estoy sacando a la luz justamente ahora todo lo que siento, todo lo que pienso, todo ese miedo que había encerrado bajo llave en mi corazón. Por alguna razón ahora. Por alguna razón siento la necesidad de actuar AHORA. 

Juraría que ese tiempo congelado que vive en mi pequeño mundo no significada nada... hasta que la última hoja de otoño cayó. Demasiados sentimientos contradictorios. Demasiadas inseguridades. De lo único que sí soy consciente es que estoy atrapada en mí misma. Soy esclava de mis delirios. Existo confusa dentro de esta caja de Pandora. Y no puedo salir. No sé si quiero salir. Es por eso por lo que me he ocultado en sueños todo este tiempo... Si es que realmente existe el tiempo como tal aquí... ¿Por qué ahora? ¿Por qué estas nuevas preguntas que me empujan a dudar? ¿Por qué abrir las puertas? No quiero salir de mi Elíseo. Siento que no puedo. Tengo miedo. Tengo miedo a descubrir lo que puede pasar ahí afuera. ¿Y si no me gusta lo que ven mis ojos? ¿Y si me impacta demasiado las respuestas (si es que logro encontrarlas ahí afuera)? Maldita sea... siempre el mismo dilema.

Las hojas caen. El tiempo parece volver a andar... Mi sueño se ve corrompido por mis dudas y mis inquietudes. Todo lo emocionalmente abstracto comienza a tomar forma. Y no debería de tener miedo a avanzar. No debería de tener nunca más miedo de seguir adelante. Sin embargo, lo primero que debo de preguntarme es sí realmente me merece la pena seguir con esta decisión. ¿De verdad quiero mirar lo que hay más allá de las puertas del jardín del Edén? Ah, quién sabe... La cuenta atrás ya ha comenzado. No debería de sentirme así de insegura. Ya nada puedo hacer. Pronto las puertas se abrirán y con eso, un nuevo mundo por descubrir se abrirá paso ante mí. 

¿Caerá por fin la última hoja de otoño entonces?

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?