» Comienza la cuenta atrás III

      Siempre he intentado mirar al frente sin temor. Siempre he intentado no rendirme pese a las fatales circunstancias... Pero las cosas no siempre salen como uno espera. He sido valiente. He luchado. He reunido toda mi ira y mi odio y la he guardado bajo llave, esperando el momento oportuno para encontrarte y poder lanzar sobre ti todo lo que escondo en mis adentros. Pero no siempre he sabido esperar el momento adecuado.

     Todavía sigo buscándote, a pesar de que me juré no volver a hacerlo. Todavía sigo saliendo de mi guarida cada vez que llueve y ando descalza por el jardín del Edén con toda certeza de que volveré a reunirme contigo. Todavía, lo confieso, sigo pensando en ti. Y es que, me resulta muy difícil poder olvidarme de lo que me hacías sentir solamente con tu presencia. Me resulta muy complicado poder sacar de mi mente tu imagen. 

      A pesar de haber encontrado varias de las respuestas que andaba buscando con tanta desesperación no logro despojarme de mi obsesión. Siempre he intentado mirar al frente, jamás volver la vista atrás... Siempre he intentado mantener la compostura y no rendirme pese a las fatales circunstancias. Pero supongo que contra el Destino no se puede luchar. Yo al menos lo he intentado combatir y me ha sido imposible librarme de él, ganar esta ardua batalla. Todo el odio, toda la ira que sentía hacia ti, la cual había ocultado tantísimo tiempo... Se desvanece. 

      Sí, así es, sigo buscándote. Sigo pisando las huellas que dejaste por mis senderos. Sigo cogiendo lirios rojos de lo más profundo del Edén mientras te pienso. Ya no hay vuelta atrás. Solamente puedo seguir mirando hacia delante, hacia mi objetivo. Y aunque no tenga mis sentimientos determinados todavía, sigo manteniendo la esperanza de poder hallar la verdad, la luz, más allá de los horizontes. Es por eso que pienso seguir adelante con mi cometido. Abriré las puertas del jardín del Edén una vez más para adentrarme en un terreno desconocido. Permitiré que algo o alguien pueda volver a entrar en los confines de mi reino. ¿Qué será lo que sucederá al final? Quién sabe... La cuenta atrás ha comenzado.

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?