» Comienza la cuenta atrás IV

     Me encuentro cansada. Me encuentro cansada de estar aquí quieta sin poder hacer nada. Mis ojos llevan cerrados... no sé cuánto tiempo, y me cansa, me agota. Vivo encerrada en un mundo del que jamás podré escapar. Vivo atrapada en un sueño eterno y ansío con todas mis fuerzas poder despertar. Una nueva luz comienza a encenderse. Un nuevo sentimiento comienza  a dejar su huella en mí. Quiero dejar de sentirme cansada. Quiero dejar de sentirme atrapada. Ya no quiero ahogarme más en mi eterna pena. Ya no quiero sentir la angustia que me estaba oprimiendo. 

     La luz se va haciendo cada vez más y más intensa. ¿Será una señal? ¿Será una llamada? Quién sabe, pero yo pienso firmemente que sí. Quiero despertar. Quiero dejar de sentirme tan sola y confundida. Quiero volver a ser yo esa luz que durante tantísimo tiempo ha permanecido apagada. 

     Voces en mi cabeza me dan las fuerzas suficientes para poder levantarme decidida. Esto es lo que quiero. Esto es lo que debe de ser. Estoy harta de sentirme tan cansada. 

   
     Estoy más que harta de experimentar este agotamiento, de ahogarme en la desesperación de la impotencia. No sé qué sucederá cuando logre despertar. No sé qué será de mí cuando abra estos ojos llorosos. Pero no pienso permanecer aquí. No pienso sucumbir al tedio. Mi mundo se expandirá, y con ello, mi luz. La luz volverá a mí, estoy decidida a que eso sea así. No puedo pasar más tiempo encerrada dentro de mí misma pensando en todas las posibilidades que me pueden esperar ahí afuera. Debo de actuar. Debo de hacer algo de inmediato.

     La cuenta atrás ha comenzado. Pienso alcanzar la luz. Voy a expandir todos los horizontes. Yo voy a ser quién se convierta en esa luz que necesita despertar. Voy a ser yo y únicamente yo quién decida si ahogarse en esta cárcel o salir al exterior y despojarse de la angustiosa soledad. Pues mis delirios no pueden conmigo. Pues mi delirios no son quienes me controlan. Las voces en mi cabeza me dan fuerza, mucha. Y esperanza también. Y justamente por eso no pienso perder esta batalla. 

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?