» Comienza la cuenta atrás V

     La memoria muchas veces nos falla. La memoria muchas veces nos hiere. En ocasiones, es mejor olvidar. En ocasiones, en mejor enterrar lo que sentimos y esconderlo para siempre, pues nunca se sabe quién puede hacer un mal uso de nuestros sentimientos. Es algo que no podemos evitar hacer. Es algo que yo no puedo evitar hacer. Un gran muro sólido se levanta delante de mí, la coraza que me protegerá de todo mal exterior. Nunca más se volverá a jugar con mis recuerdos. Mi memoria nunca más será dañada.

     Así pues, encerrado en lo más profundo de mí se encuentran todas esas emociones que temí revelar en vida. Dentro de mí se esconden todos los secretos bajo llave. Todos los recuerdo de una fatal vida pasada se hallan en el interior de la coraza. Mi cuerpo no es más que el cascarón de un acontecimiento grande que sucederá pronto...

     Ya no habrá amaneceres para aquellos que intenten herirme. Ya no habrá ocasión posible para todos aquellos que intenten ahogarme en mi propia sangre. Mi memoria... permanecerá intacta a partir de ahora, por mucho que yo quiero dejar de recordar, nunca me despojaré de los recuerdos más íntimos, de aquellos que me hicieron creer por un segundo que el mundo podía cambiar a mejor. La coraza se hace más sólida a cada intento por destruirla. Las emociones... los recuerdos... los sentimientos... quedarán sellados dentro de la caja de Pandora.

     Sin embargo... aún hay una pequeña esperanza. Aún existe un pequeño amanecer para la bestia. Aunque mis heridas se hayan cicatrizado, el dolor permanece. El recuerdo de un génesis sigue vigente en mi dañada cabeza. Y mi sed de sangre y venganza... Todo eso me ayuda a seguir consolidando la coraza. Todo eso me ayuda a continuar manteniendo la esperanza. Aunque la memoria me falle, conseguiré ver la luz del sol en un último amanecer. Ese amanecer será el comienzo de todo, el comienzo de un nuevo ciclo.

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?