» Comienza la cuenta atrás VIII

El sendero no tiene fin. Un largo camino me espera antes del despertar definitivo. La cuenta atrás ha comenzado y aún no sé si seré capaz de enfrentarme a todos mis demonios. Ojalá pueda sacar fuerzas de flaqueza y continuar en pie, caminar y caminar hasta el infinito y llegar más allá de todo horizonte.  Es difícil continuar adelante cuando saber que tu pasado te está persiguiendo. Es difícil continuar hacia adelante cuando saber que jamás podrás liberarte de las sombras. 

Tic, tac, tic, tac. La cuenta atrás ha dado comienzo y ya no se detendrá. Algo en mi interior ha cambiado. Algo en mi interior va a salir y ver la luz del sol. Algo está apunto de suceder. El camino, eternamente infinito, jamás cesará. Ya no hay lugar para la batalla. Ya no hay lugar para las lágrimas. Estoy cerca, muy cerca, de poder conseguir mis objetivos, de poder quitarme esta venda cegadora y encontrar la auténtica verdad. 

Tic, tac, tic, tac. La cuenta atrás ha comenzado. Jamás se detendrá.

Debo de despojarme como sea del temor. Debo de reunir todo el valor y coraje posible para poder descargar sobre el objetivo correcto mi ira. Ya no puedo esperar el momento para ver realizada mi venganza. Estoy caminando por el sendero correcto. Este es el camino que he elegido. Este es el camino verdadero. Este es el camino que me llevará a la total esperanza. Ya no derramaré ni una lágrima más. Soy fuerte. Soy poderosa. La cuenta atrás está viendo la luz. Algo sucederá muy pronto. Un acontecimiento inédito. Un acontecimiento que cambiará el rumbo de la historia, de mi historia.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac. Sonrío con soberbia. Ahora soy yo quién hace girar las manecillas del reloj. Ha llegado la hora, mi hora. Al fin podré descubrir qué es lo que se oculta más allá de los horizontes prohibidos. Podré ser yo y solamente yo quién descifra la verdad. No tengo miedo, ya no puedo tenerlo. Me encuentro en mitad del sendero carmesí, el sendero de la verdad, el sendero correcto. Este es mi camino. Este es mi reino. La cuenta atrás ha comenzado. Nada ni nadie podrá detenerme ahora.

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?