» Una carta en busca del perdón.

     "Querida Pandora: 
     He hecho todo lo posible para que confiaras en mí. Me he disculpado y te he demostrado que estoy arrepentido. Has descubierto la gran verdad que escondieron mis verdes ojos durante tanto tiempo, y con ello, el daño del recuerdo de una vida pasada ha podido contigo. A día de hoy no sé si has sabido superarlo, pero aquí estoy, sin dejarme vencer por tu vacío. No quiero tirar la toalla. No quiero creer que realmente el fin ha llegado a nosotros.  
     No sé si soy capaz de describir lo que siento ahora, querida Pandora. Pero no pienso marcharme de tu Edén sin escuchar esas palabras que sé que jamás pronunciarás para mí, pues sabes que busco el perdón y sabemos tanto tú como yo que tu orgullo es demasiado grande para dármelo. Más sé que no me lo merezco y aún así aquí estoy, insistiendo. Quiero permanecer en pie hasta mi último aliento para que puedas ver realmente que estoy arrepentido de haber jugado con tu mente.  
     Ojalá existiera un futuro para ambos. Ojalá pudiéramos caminar juntos por el mismo sendero. Pero tantas cosas han pasado... Tantas cosas te he ocultado... Mucho daño te he causado. Soy consciente de mis actos, y por ello no guardo esperanza alguna en que llegue a mí el día en el que me perdones y me des una nueva oportunidad. Aún así, no puedo evitar sentirme con suficiente fuerza para seguir manteniéndome en pie. Pandora, yo te deseo y tú lo sabes. Te deseo más allá de la mera carne. Te deseo más allá del pensamiento absoluto. Ahora quiero ser yo quien caiga en tus redes, en tu juego.
     No espero que me aceptes, sino que superes todo el dolor que te he infligido, para poder así, con el tiempo y en un futuro próximo, poder demostrar que tú y solo tú eres capaz de sacar todo lo bueno que queda dentro de mi monstruoso ser. Puede que tengas razón, puede que yo sea ese veneno que te ha ido matando poco a poco, pero del mismo modo que soy veneno, tú eres la cura. Pandora, eres el antídoto para este veneno. Pandora, eres la medicina que necesito. Sólo tú puedes curarme de esta oscuridad que se cierne sobre mi corazón. Sólo tú puedes convertirme en alguien mejor... 
     Así pues, si crees que aún hay esperanza y que realmente todo puede cambiar ven a mí una última vez, bajo aquel árbol donde tuvo lugar nuestro primer encuentro. ¿Te atreverás, querida Pandora, a enfrentarte a tu pasado?"

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?