» Inseguridades perturbadoras.

¿Y si vuelvo a caer? ¿Y si realmente este no es mi lugar? Durante mucho tiempo he alimentado una pequeña llama de esperanza en mi interior; una pequeña llama, pero poderosa que me ha mantenido expectante y me ha motivado a luchar por llegar a mis metas. Sin embargo, la crisis ha vuelto a llamar a mi puerta. Los temores de fracaso han inundado mis pensamientos y han provocado que vuelva a sumirme en la más profunda de las oscuridades. ¿Y si este es mi final? ¿Y si vuelvo a caer? ¿Y si no sirvo para esto realmente? No soy lo suficientemente buena para continuar luchando... ¿es esto cierto?

No puedo evitarlo, no puedo evitar tener miles de dudas merodeando por mi mente. He sido fuerte, durante tantísimo tiempo me he mantenido fuerte y constante. He derramado miles de lágrimas de sangre y he sacrificado sin pestañear todo lo que poseía para llegar a este momento. Pero, ¿y si fracaso? Tengo miedo. Puede que nunca haya sentido tanto miedo como ahora, pues estoy a un solo paso de cumplir mi propósito y los peldaños de la escalera comienzan a agrietarse y a temblar. Mi mundo se está derrumbando ante mis pies. 

Mi mente es demasiado poderosa y está tomando total control de mis emociones. Caigo, caigo desconsoladamente en el profundo abismo. Intento por todos los medios luchar contra esta sensación tan horrible y perturbadora, de veras que lo intento, pero a veces es demasiado para mí... Quiero seguir viva, quiero seguir siendo esa luchadora innata, mas las inseguridades son cada vez más grandes y poderosas. Así pues, no puedo evitar hacerme nuevas preguntas: ¿y si vuelvo a caer? ¿Y si mi destino desde un principio ha sido ser una fracasada? Inseguridad. Miedo. Son conceptos que cada vez tienen más peso sobre mí. 

Durante todo este tiempo he creído que servía para esto, que eso era precisamente lo que Destino tenía guardado para mí. Sin embargo, ahora miro atrás y pienso que todo podría haber sido un engaño de Edén. Puede que todavía continúe viviendo en una ilusión, es una pesadilla disfrazada de sueño eterno. Puede que jamás conseguí despertar. Puede que aún lleve la venda cegadora y todavía no me he dado cuenta. Las posibilidades son múltiples, sí, pero la incertidumbre es siempre la misma. ¿Qué hago? ¿Qué es lo que puedo hacer? ¿Cómo escapo de estos pensamientos tan negativos? Tengo miedo, estoy aterrada. Temo que no sea capaz de recuperarme de esto...

¿Y si ya he caído? ¿Y si ya no hay vuelta atrás? ¿Y si esto no es más que el resultado de un hundimiento inevitable? ¿Y si el origen de mi existencia fue realmente un error? ¿Y si fui creada para la decepción? Mi corazón se encoge y mi respiración se agita. Me siento frustrada. Puede que esta frustración sea la más poderosa de todas, pero no sé cómo resolver esta situación. Quiero levantarme y luchar con fuerzas. Quiero demostrarme a mí misma que estoy equivocada y que esta crisis no es más que una nueva prueba de fuego. No quiero permanecer aquí sabiendo que la impotencia me está marchitando por dentro. ¿Pero cómo? ¿Cómo puedo salir de esta situación? Mi mente está perturbada, se encuentra aislada de toda realidad. Me hundo. Me sumerjo en la inseguridad sin poder evitarlo. ¿Lograré salir de esto por mi propio pie o significará el fin de mis sueños?

No hay comentarios:

¿Confesarás tu pecado, intruso?