» Pensamientos entre suspiros.

     Inhalar el aire, retenerlo durante unos segundos y a continuación expulsarlo suavemente por la boca. Así de simple puedo despejar mi mente de las preocupaciones y quitar tu imagen de mis pensamientos. Inhalar el aire, retenerlo durante unos segundos y a continuación expulsarlo por la boca. Suspiros. Esos suspiros que no puedo evitar expresar cada vez que pienso en la forma de hacerte desaparecer de mi cabeza. Inhalar el aire, retenerlo durante unos segundos y a continuación expulsarlo suavemente por la boca. Ese es el bucle infinito cada vez que intento aclarar mis ideas.

     Hay ocasiones en las que quiero recordar cómo era mi vida antes de tu irrumpir en Edén. Y a verdad es que es algo que me cuesta recordar. ¿Era feliz? ¿Conocía realmente e significado de esa palabra? Creo que a estas alturas ya no soy capaz de recordar lo que era o si algún día lo fui. Desde que llegué aquí mi existencia ha estado en constante duda y desde que te vi supe que una profunda amargura iba a inundar toda la paz que creía que había encontrado. 

     No espero que me comprendas. No espero que simpatices conmigo. Simplemente reflexiono, ya sabes. Deliro por doquier y un dolor de cabeza nace cada vez que intento pensar en ti, en resolver todos los problemas que veo que me ocasionas. Aunque tu presencia en ocasiones sea muda, casi inexistente. ¿Se puede odiar a alguien por su mera existencia? Sí. Lo he comprobado contigo cada día que pasa. Te odio. Cada vez que te odio más y más, sin embargo mi cuerpo parece decir lo contrario a altas horas de la noche, pero ahora no pienso hablar de ello... ¿O sí?

     Suspiro. Inhalo el aire, lo retengo durante unos segundos y a continuación lo expulso suavemente por la boca. Pienso que he llegado a un punto en el que da igual si era feliz o no en otra vida, en el que da igual si era feliz o no en mi paraíso, lo único que deseo es tu muerte, que mueras y desaparezcas por completo de mi vida. Suspiro. Por esas ocasiones en las que creo que reflexionar no sirve de nada y que únicamente nos quedan los delirios. Ese dolor de cabeza que no deja de cesar jamás. Este cuerpo maldito que todas las noches goza de tu presencia. ¿Por qué no soy capaz de detenerte? ¿Por qué no puedo simplemente matarte con mis propias manos? El gozo es lo único que nos queda a ambos por las noches y el odio durante el día.

     ¿Y Edén? ¿Qué nos queda aquí que sea real? ¿Qué me queda en este reino que pueda confiar plenamente? ¿Seguirá su naturaleza sirviéndome? ¿Seguirá la luna y los árboles susurrándome? ¿Seguiré sintiendo el calor del sol sobre mi desnuda piel? Porque duele, realmente duele y me hiere el corazón en profundidad no saber ni obtener respuesta de sus vientos. ¿Y si todo es culpa mía? ¿Y si con tu llegada lo único que he hecho es traicionar mi Edén? Tal vez he sido yo misma con mis pensamientos la que te ha dejado penetrar dentro. Suspiro. Suspiros por doquier por sentirme traidora de mi propio paraíso. Suspiro, sí, nuevamente. Inhalar el aire, retenerlo durante unos segundos y a continuación expulsarlo suavemente por la boca. Como siempre, para demostrar que estoy viva.

     ¿Pero realmente lo estoy? Ya no espero respuesta de nadie. Simplemente suspiro. Suspiros por doquier. En cambio, me pregunto si Edén no me hubiera abandonado de esta manera si no te hubieras interpuesto en mi camino. Suspiros. Uno tras otro. Pensamientos. Pensamientos que provocan dolores de cabezas demasiado tediosos. Y aún así sigo adentrándome en lo más profundo del paraíso, en lo más profundo del bosque. Ahí, donde los árboles son torres que llegan a acariciar el mismísimo cielo. Toco madera y siento sus rugosas texturas. Miro hacía el sol y lo único que hace es ocultarse entre las hojas. No me deja verla contemplarla. Me castiga. Me está castigando, esa es la sensación que me da...

     Suspiro. Inhalo el aire, lo retengo durante unos segundos y a continuación lo expulso suavemente por la boca. Suspiros por doquier. Pensamientos infinitos. Un intruso que aparece y desaparece, que te observa sonriente por el día y te juega con tu cuerpo por la noche. Un Edén que da la espalda y un lirio ensangrentado que se marchita en cuestión de segundos. Así pues, siento que me consumo poco a poco. No hay nada que pueda hacer. Quiero gritar de rabia y expresar todo lo que siento, pero lo encuentro imposible. Las propias ramas del paraíso me retienen contra los troncos de los árboles. Mis preocupaciones parecen desaparecer y el dolor de cabeza se calma. Tú ya no estás y los rayos del sol quieren calmar mis dudas. Es entonces cuando siento que no me han abandonado por completo. O al menos no todavía. Suspiro. Suspiros por doquier. Por favor, no te vayas aún. Sol, no te ocultes. Brisa, no dejes de acariciarme. Intruso, deja de mirarme, deja de amarme y lárgate con tu sucia mente al infierno, al verdadero infierno.

Inhalar el aire.
Retenerlo durante unos segundos.
 Y a continuación expulsarlo suavemente por la boca. 
Son simples pensamientos entre suspiros.
     

8 comentarios:

  1. me gustó mucho el texto, tu reflexión entre suspiros..

    mm..la fuente de mis entradas no me acuerdo como se llama, pero es de las opciones que te da blogger Josefin, o algo así.. jeje

    un besoo

    te sigooo

    ResponderEliminar
  2. Algo muy profundo y intenso, como se quiere ve marchar a quin solo te lastima, pero a la vez, no quieres porque sabes que aunqu sea por momentos te hace sentir que todo el dolor vale la pena ,ante el placer, mezquino es, quien solo se atreve a utilizarte, mas es un cobarde por que no ser valiente para realmente amarte.
    Un gran saludo Pandora, te sigo ya ^^

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso *_*
    Cada entrada mejor que la otra; fascinada con tu modo de escribir, amiga :)

    Un fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Pandora! He visto tu comentario en mi blog, y aquí estoy.
    Tu blog es realmente interesante, distinto a los que había visto hasta ahora. Tus entradas distan un poco de mi visión de las cosas, pero, como ya he dicho, tus delirios me resultan interesantes, así que te sigo ^^ El texto me ha atrapado, ¿de dónde sacas la inspiración? Tal vez sea un poco drástico, pero es un texto atractivo, y es lo que cuenta. Además, escribes genial!
    Te agradecería que siguieses pasándote por mi blog, seguir recibiendo tu opinión y, en caso de que te guste, te suscribas :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Laura. Muchísimas gracias por tu comentario. Es agradable saber qué piensas mis víctimas de mis delirios. Tu opinión cuenta mucho y anima bastante a querer seguir expresar mis emociones al mundo exterior. Me siento querida, escuchada, y eso me hace realmente feliz.

    Estos delirios sólo son experiencia de la vida, pensamientos que si furan revelados en voz alta podrían ser motivo de burla o engaño. Escribo desde el corazón, desde el alma, desde Edén. Espero poder verte por aquí más a menudo y, por supuesto, poder seguir leyendo tu blog. Siempre que pueda aportaré algo.

    Gracias de veras, amiga.

    ResponderEliminar
  6. Y creo que la unica palabra que puedo decir es :Comprension.
    Me alegra saber que hay alguien que odia hasta la muerte igual que yo, me alegra saber que hay alguien que cree en los arboles y en el viento como yo.
    Ha sido impactante leerte, es como si volaras en una nebulosa de musterio y metaforas.
    Cada dia te admiro mas. Muchas gracias por comentar mi blog.
    Saludos Y besos.
    Noe.

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras me han llegado al fondo del alma, si es que aún me queda una. Muchas gracias por tu comentario. Realmente me ha levantado el ánimo y me ha hecho darme cuenta de cómo es la realidad, de cómo me ven mis invitados en Edén, de qué modo entienden y sienten cada palabra de mis delirios. Volar en una nebulosa de misterio, ni yo misma hubiera podido describirlo mejor. Y sí, cada uno de mis delirios está llena de metáforas, metáforas que muy pocos saben reconocer. Espero que tú seas una de las afortunadas.

    Gracias por tu admiración, pero más gracias debo de darte por entrar por las puertas del paraíso para descubrir los secretos del Edén. En serio, mil gracias por todo. Que sepas que siempre serás bienvenida a tomar una taza de té, querida.

    ResponderEliminar