» Punto muerto.

"Ya no quiero ser tu esclava, Edén"

Un lugar al que poder escapar. 
Un lugar donde puedo esconderme de todo mal. 
Un lugar especial, sólo para mí, donde pueda liberar a la llama.


     Y así es cómo me siento ahora, sola, triste, frustrada. No sabría decir muy bien cuál es la causa, pero siento que, por mucho que corra, por mucho que me aleje de ti, de nada va a servir. Siento que he vendido mi alma al diablo. Siento que pertenezco por completo a los misterios del Edén, y por tanto, soy esclava de su paraíso. Porque a veces la presión es demasiado grande y los árboles me ahogan, el aire me irrita y la hierba me castiga por cada pisada que doy. No sé qué es lo que está pasando. No sé cómo puedo explicar esto, simplemente ver cómo las aguas de los ríos y las fuentes se secan me hacen volver a sentir la hiel en mis labios. Quiero huir de aquí, escapar de tus miradas. Ya no me importa que la naturaleza no me susurre todas las noches. Tan sólo quiero buscar la paz que me merezco.

    Y tal vez no merezca realmente esa paz que se me niega. Pero aún así... no quiero darme por vencida. No quiero tirar la toalla llena de sangre aún. Ni mi propio orgullo me lo permite. Avanzar hasta el final. Traspasar las murallas, los horizontes de este nuevo mundo. Abandonar esas ansías de búsqueda de la verdad y encontrar un lugar de paz, un lugar donde no puedas encontrarme jamás y donde no se me pueda señalar con el dedo. Un lugar al que poder llamar de nuevo hogar. 

     Es difícil, es muy difícil dejar atrás todo lo que he conocido. Estar aquí me agobia. Tú presencia me agobia. Este vacío me agobia. Lo que debo de hacer es correr, correr sin mirar atrás, correr sin parar hasta llegar a la frontera final, hasta la puerta de salida de esta tortura. Sí, eso es. Eso es lo que tengo que hacer. Así que, miro con decisión al frente y me convierto en viento. Despliego mis alas de temor y dudas y echo a volar. Mi corazón late cada vez más rápido y mi aliento hiela el aire de mi alrededor.  Debo de encontrar una salida. Debo de huir lejos de aquí. Aún no sé dónde me va a llevar esta decisión, pero presiento que no será en vano.

     Y ahí estás, Edén maldito. Y ahí está intentando atraparme para que no pueda encontrar una liberación, una salvación a mi alma. Y ahí está, persiguiéndome. Quiere aferrarse a mi alma y no dejarme escapar de mis dudas, de mis miedo. Corro. Corro con velocidad por el sendero de lirios ensangrentados, intentando no rendirme nunca, intentando no mirar atrás. Quiero huir lejos de aquí, para siempre. Y en mitad de mis pensamientos, de mis preocupaciones y en mitad de todo ese ambiente lleno de muerte y tortura lo veo. Ese gran árbol cubierto de sangre. Lo veo, ese gran árbol cuyo fruto trae el pecado. Mis ojos se quedan hechizados al verlo solitario en medio de la nada. 

¿Y si esa es la respuesta a todas estas incógnitas?

    Aunque mi respiración sea nerviosa, en mi interior no dejo de suspirar. El instinto me dice que una vez llegue ahí dejaré de ser perseguida, dejaré de ser señalada. Un lugar especial, donde poder cobijarme de todo esto. Poder poner fin a esta persecución y poder probar una vez más del fruto prohibido. Porque puede que ese sea el por qué. El enemigo de Edén. No mi enemigo, no el intruso, sino del paraíso. Un árbol maldito que trae la desgracia a este jardín. La caja de Pandora. Así que corre, lirio, corre rápido y sin detenerte antes de que el Edén te alcance. Alza tu mano y toca con la yema de tus dedos ese árbol maldito, ese fruto prohibido.

Porque, simplemente, hemos llegado a un punto muerto.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿Eso es lo que sientes? Entonces perfecto. Era justo lo que quería transmitir.
      Pronto nuevos delirios. Espero que sigáis disfrutando todos de ellos.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  2. Además del agobio he sentido el miedo y la esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Esperanza también? Vaya, eso me ha sorprendido. Me alegra mucho saber que también ha sido eso lo que te ha transmitido. Me ha animado mucho. Mil gracias por comentar, querida.

      Eliminar
  3. Confusión y agonía, intentando escapar, de aquello que simple e inevitablemente, es una parte más de nosotros. Siempre caemos, es necesario... siempre terminamos probando de ese fruto prohibido. Muy profunda y envolvente entrada, como siempre.

    Lamento haberme ausentado por un tiempo, he estado bastante ocupada. Muchas gracias por el premio que me has otorgado, estoy ansiosa por ver de qué se trata.

    Un beso mi querida Pandora, sigue deleitándonos con tus maravillosos escritos, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. La verdad es que tu opinión siempre me importa y anima a la vez. Me encanta ver que cada uno de mis lectores tiene su propia interpretación de mis delirios.

      No te preocupes si no has podido adentrarte de nuevo en el jardín del Edén. Ahora mismo las vacaciones están en su punto más alto y a todos nos gusta desconectarnos y disfrutar de nuestras vidas fuera de la red, así que no te preocupes. Las puertas del paraíso siempre estarán abiertas para ti.

      Espero volver a verte pronto, sobretodo a la hora de recibir el premio.
      Un beso muy grande, Adrianna.

      Eliminar
  4. Intenso. Últimamente los delirios de Pandora son algo... agobiantes. Espero sinceramente que llegue a alcanzar esa paz que tanto ansía, creo que sí se la merece. Y aunque el camino siempre es duro, al final, hallará la recompensa, estoy segura.

    Un abrazo enorme, Pandora. Espero con ganas el próximo delirio ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Shenia. Sí es cierto que ahora toda esa presión y angustia está llegando a un punto crucial que ninguno de nosotros sabe qué es lo que va a pasar, pero sea lo que sea, espero que sigáis mostrando ese gran apoyo. Siempre es un placer leer tus comentarios. Mil gracias por estar ahí siempre, hermanita.
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  5. ¡Hola de nuevo, Pandora!
    Estos días estuve de viaje y no pude ponerme al día con respecto a tus delirios, pero en seguida me pongo a leer ;3
    Desde luego que Pandora debe estar frustrada después de todo por lo que pasó y todo lo que sintió: pasión, pecado, indiferencia, odio...
    Ojalá logre obtener su gran merecida paz y escape del Edén y del intruso.
    Muy buen delirio, un beso enorme ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo, Naku. Espero que te lo hayas pasado muy bien en tu viaje. Me alegra saber que cuento con tu apoyo. Próximamente más delirios. Ojalá disfrutes de todos ellos. Un beso.

      Eliminar