» Confesiones de una triste marioneta.

Impaciencia.
Si es que ya no puedo esperar más. Quiero despertar.
Quiero salir de aquí, de mi burbuja. Si tan sólo pudiera despertar...

     Impaciencia. Impaciencia por poder despertar. Y es que es eso y más. Tensión. Tensión por sentirme impotente. Impotencia por no poder conseguir lo que quiero. Suspiros. Largos suspiros. Quiero romper estas cadenas y sentirme libre de sentimientos. ¿Pero por qué quiero esto? ¿Por qué no logro que salgas de mi cabeza? ¿Por qué siempre tengo pensamientos lascivos contigo? Y es que es sólo contigo...

     No puedo salir de "aquí", ni salir de mis lujuriosos pensamientos. Impaciencia, tensión, impotencia y más suspiros. No es la primera vez que me siento así. Muchas veces me he sentido atrapada en mis sueños. Siento que me ahogo en la desesperación. En mi propia desesperación y que mi jaula cada vez es más pequeña. Quiero dejar de tener tantas preocupaciones y que dejen de ser siempre las mismas, también. 

Tocarte, sentirte, hacer lo que quiera con tú cuerpo. Y de nuevo, suspiros.
¡Déjame salir de aquí! ¡Tan sólo quiero ser dueña de tu cuerpo!




      Me encuentro aquí encerrada, dentro de la caja de las ilusiones. Me encuentro aquí desterrada para siempre, condenada a divagar sin rumbo por un sendero lleno de torturas y preguntas sin respuestas. Y es que ya no hay nada que yo pueda hacer. Nada en absoluto. Me he convertido en una marioneta, en tú marioneta. Tan sólo soy lo que es, una pieza de ajedrez. No la reina o el rey, ni un mísero caballo. Soy el peón al que manipulas y depositas en primera línea de guerra. Me utilizas, juegas conmigo. ¿Acaso hago yo algo para evitarlo? ¿Algún día esto terminará? Y si llegase a terminar, tanto tú como yo sabemos que va a terminar muy mal, y es lo más posible que uno de los dos salga gravemente herido de todo esto. Y lo que me hace sentir más impotente es que tú nunca muestres todas tus cartas. El peón avanza, y sé que haces trampas, pero eso ya nada importa.

        Estoy atada a estos hilos que me unen a ti. No puedo moverme por mi propia voluntad, más eres tú el único que puede darme órdenes, aunque yo no las quiera cumplir. Me controlas, me manipulas. Quiero romper estas cadenas y poder desgarrarte el corazón y el alma misma. Quiero dejar de ser prisionera del Edén. Quiero abrir la caja de Pandora una vez más para conseguir una salvación, una verdadera salvación final. El ángel guardián jamás vendrá a por mí...

     Y aunque una parte de mí quiera acabar contigo, la otra, quiere tomarte por completo y poder convertirte en esclavo de mis deseos más íntimos. Me doy asco a mí misma por querer algo así con alguien como tú. Pero por mucho asco que me de no puedo evitar pensar en ello. Es algo que anhelo, es algo que quiero que se haga realidad. A pesar de ser tu marioneta. A pesar de ser tu peón en el tablero. No hay nada que se pueda hacer ya. 

Argh, ya no aguanto esta impotencia.
Ya no aguanto estás ganas de ser libre.

Quiero despertar de esta pesadilla, consumir mi lujuria y encontrar mi salvación.
¡Algún día lograré romper estas cadenas de traición!


8 comentarios:

  1. Me encanto, pude sentir cada sentimiento en cada palabra y oracion. La verdad muy interesante ! Voy a seguir leyendo cosas en este blog. Saludos ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a mi Edén, Sakura. Muchas gracias por dejar tu confesión. Me alegra mucho saber que te gustó. Así pues, espero que sigas disfrutando de cada uno de los delirios. Un beso muy grande, querida.

      Eliminar
  2. Me he sentido identificada con este delirio. Ha sido como leer una de mis cartas: sentir la traición, ansiar la libertad robada... Magnífico delirio, Pandora, como siempre, pero este en especial me ha llegado hondo.
    Un beso enorme ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu confesión, querida Shenia. Sin duda hacía tiempo que no veía la luz un delirio tan profundo que significa tanto para mí. Y que otras víctimas de Edén puedan sentir y ver justo lo mismo que yo hace que me sienta realizada. Me alegra mucho saber que te ha gustado. Espero que sigas disfrutando de los delirios que están por venir. Un abrazo, hermana.

      Eliminar
  3. En este delirio expresas los sentimientos y deseos de Pandora de una forma increíblemente realista. Eso ha hecho que no pudiese dejar de leer ni una palabra *///*
    De verdad que hace sentir */////*
    Me ha encantado *O* Un beso muy grande!
    PD.: También me ha encantado la imagen *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí, así es, realista, porque todo lo que siente es de verdad. Es lo único de lo que puede estar segura. Es más, es la base principal lo que la hace reflexionar sobre su propia existencia. Da igual donde se encuentre o de si es real o no el mundo en donde esté, ella es real, posee un alma que piensa y siente por sí mismo.

      Espero que disfrutes de los próximos delirios, querida.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  4. Este delirio me ha encantado. Me he sentido un poco identificada porque antes solían tratarme como una "marioneta". Espero que Pandora muy pronto pueda ser libre. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu confesión, Alba. Me alegra mucho saber que ya no te consideras ninguna marioneta. En realidad NADIE debería de sentirse así. Esperemos que pronto Pandora pueda liberarse de esas ataduras. Un beso enorme, amiga.

      Eliminar