» Entre pensamientos perturbados.

     No quiero recordar esto. Simplemente no quiero. En realidad, quiero dejarlo todo atrás. ¿Realmente me merece la pena? Temo contestar mis preguntas. Y es que sé que no voy a encontrar respuesta. Y es que sé que de nada puede servir. No dejo de sentir miedo. Es lo único que me queda. Días de soledad. Días que pasan y pasan y que nunca cesan, pero sí, lo siento, el final está cerca, muy cerca. Oh, ¿qué me esperará al despertar? 

      No te rías, no quiero que lo hagas. Sólo limítate a contestar. Por favor, hazlo. No me dejes así con mi sufrimiento. Blah, blah, blah, ¿de qué me sirve todo lo que hago? Voy a contrarreloj. Sí. Y no quiero hacer ninguna pausa. ¿Me ahogaré? Lo voy a intentar. Tal vez así todo deje de fluir. ¿Fluir? ¿Pero qué estoy diciendo? Es todo mentira. La realidad es completamente otra distinta, si es que realmente hay realidad. El caso es que estoy aquí atrapada entre sueños. Atrapada en mis propios delirios. ¿Cómo he llegado a esto? Seguramente por tu culpa. Porque tú tienes la culpa de todo. Tú eres la razón de que me martirice tanto. 

    Ya no te suplicaré que dejes de reirte y burlarte de mí. ¿Por qué? Porque de nada sirve ya. Te sientas, me observas, y a veces te atreves a cruzar la línea. Invades mi santuario. Violas mi persona. ¿Pero de qué demonios vas? ¡Fuera, lárgate de aquí!. Ni en sueños puedo descansar. Hace días que no tengo otro tipo de pensamientos que no sean las de aniquilarte. Sí, así es. He evolucionado, estoy evolucionando. Ni te imaginas en qué soy capaz de transformarme. En qué me estoy transformando. 


     Lo he dejado todo atrás, sí. Y cuando vuelva a nacer el paisaje será otro. Adiós, Luna; adiós, Agua. El paisaje verde desaparecerá y sólo quedará la naturalea muerta y árida. ¿No te ries ahora? ¿Por qué no? ¿Acaso te molesta? Já, mírate, pidiéndome clemencia. Pues no la tendrás y sólo yo saldré victoriosa de este infierno. Despertar, despertar. Sé que de nada me sirve tomar el camino fácil. ¿Sabes algo tú de ese sendero? Yo sí, mucho.


    He cometido muchos errores. Ni te imaginas cuántos. Errores que ningún hombre sabe, y de todos ellos, cuando reflexioso sobre esos asuntos, sé con certeza cuál es el sentimiento que me produce: arrepentimiento. ¿Sabes lo que es? No lo creo. Debo abandonar ese sentimiento cuanto antes para poder renacer de nuevo. Quiero dejar de respirar. ¿Por qué no lo hago? No quiero detenerme. Probablemente estoy deseando ahogarme en mis propias palabras delirantes. Vamos, muerte ven a mí una vez más. Haz que jamás despierte. 



Se acaba, se acaba, yo lo sé y tú lo sientes. 
¿Llegará el día de mañana?...

6 comentarios:

  1. Amando completamente todos y cada uno de tus delirios, me tienes encandilada. Es increíble la cantidad de emociones que puede llegar a transmitir. :)
    Nos leemos pronto.

    PD:¿Puede pasarte por el capítulo 1 de mi nueva historia? Gracias. http://teeloveyou.blogspot.com.es/2013/09/capitulo-1.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu confesión, Beatrice. Como siempre, animándome entre todos con vuestros comentarios. Y es que no podía sentirme más orgullosa de mi trabajo, pues veo que soy capaz de complaceros a todos con mis sentimientos. Así pues, espero que sigas disfrutando de los próximos delirios que están por llevar. En cuanto pueda me pasaré a leer tu capítulo encantada. Un beso, querida.

      Eliminar
  2. Hola, buenas tardes querida Pandora.

    Hacia tiempo que no te visitaba (ya sabes, el verano me tiene todo el día en la playa jaja) y me ha sorprendido leer esta entrada, quizás porque es reflejo de lo que un día fui; una jovencita adolescente que hacía un caos de una simple llamada o sonrisa. Hoy por hoy, y con mis 25 años a la espalda, he aprendido que lo mejor es no esperar, seguir adelante y dejar el pasado atrás. Debemos aprender de nuestros errores, la vida se basa en elegir una respuesta la cuál en ocasiones es la correcta y en otras tantas es la incorrecta, pero para eso estamos, para aprender de ellas.

    Te deseo mucha suerte en la vida y que disfrutes de lo que queda del verano.

    Un fuerte abrazo queridérrima seguidora.

    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Melodie, es toda una alegría verte por aquí. Bienvenida seas al jardín del Edén. Sí, el verano es lo que tiene, hay más tiempo libre y todos aprovechan para ir de viaje o realizar otras actividades mucho mejores que estar encerrado en casa con la calor que hay. Haces bien en disfrutar. Por otra parte, es una lástima que Blogger se quede tan vacío, ¡pero es lo que toca!

      Me alegra mucho que hayas compartido tu confesión con todos nosotros. Me gustan mucho tus palabras, sin duda son grandes consejo que espero que cualquiera de mis víctimas lean y tomen ejemplo, aunque no siempre esos sentimientos que se reflejan en este delirio en concreto les sucede a los adolescentes, claro está. Aún así, está muy bien lo que has dicho. Gracias por tu apoyo y tus ánimos. Mucha suerte a ti también, aunque seguro que las cosas te irán tan bien que no las necesitarás. Un fuerte abrazo y espero volver a verte pronto explorando este paraíso. Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  3. Siempre que tenga tiempo trataré de comentar, me encanta el hecho de que contestes cada comentario, yo casi siempre trato de hacer lo mismo en mi blog ^-^
    Parece que Pandora está despertando, que está sacando la fuerza para dejar de sentirse atrapada y asustada. Me encanta ver cómo va evolucionando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, siempre es bueno contestar los comentarios y que nuestros lectores sepan que son queridos y que sin ellos no seríamos nada. A mí me importa mucho todo lo que penséis acerca de mis delirios y siempre estaré ahí para ayudar a mis seguidores y responder todas sus confesiones.

      Me alegro de que te des cuenta de la evolución del lirio ensangrentado, pero recuerda que en la ida de toda persona hay altibajos, buenos momentos al igual que malos. Espero que sigas leyendo, te sigan gustando y que muestres el mismo apoyo siempre, pues tiempos difíciles se están aproximando. Un beso, Ainhoa.

      Eliminar