» En las fronteras de mi límite.

"Cuando la pesadilla se hace realidad..."


     Y es que mi mundo a dado un giro de 360º. Sí, así es cómo lo siento. Un sentimiento que me arde y me congela a la vez. Probablemente sería muy difícil de explicar e intentar hacerte entrar en razón. Intentar definir lo que siento, lo que me está pasando. Me domina. Siento que esta no soy yo. No logro salir de mis pensamientos, de esta mi pesadilla. Pensando que sumirme a un sueño profundo me podría salvar de mis penas, y una vez aquí, sintiendo lo que es la aunténtica agonía, descubro que no sirve para nada. Y tú lo sabes. Me escuchas y me haces daño. Tanto si duermo como si no. Siempre logras encontrar la ubicación de mi alma. Me imagino que de mi mente también...

    ¿Falta poco? ¿Podré despertar ya? Me angustia esta soledad. Los recuerdos del pasado hacen profundas marcas en mí, cicatrices sobre mi piel. ¿Naturaleza, dónde estás? ¿Realmente me vas a abandonar? No quiero. No puedo seguir en mi santuario si desapareces. ¿Qué es vivir sin ti?. ¿Por qué no me respondes cuando lo hago?. Por favor, háblame. Te necesito. A ti, naturaleza, y sólo a ti. No a él. ¿Acaso es eso? ¿Es por su culpa que me ignoráis? O peor... ¿este es mi nuevo castigo por seguir pecando? Lo sé, naturaleza. Sé cuál es la solución. Y la verdad es que no está en mis manos, sino en las vuestras. Vosotros me distéis la vida, ¿por qué no me la quitáis? Haced que entre en un sueño más profundo todavía. En un sueño dónde no pueda seguir delirando más. Por favor, os lo suplico.


  ¿Suplicar yo? No, eso nunca. Nunca más. Oh, pero sigo contradiciéndome. ¡Ayúdame, naturaleza! ¡Libráme de él! Mi tormento... mi mayor tormento eres tú.

  Llantos. Llantos y más llantos. Lamentos. No sé si seguís escuchándome. Destino, ¿por qué fuiste cruel conmigo? Ya no quiero tomar más decisiones, ¿para qué? Probablemente para acabar en el mismo lugar. No puedo. No puedo seguir avanzando. No sin ti. Destino, ¿por qué no negociamos? Los hombres lo hacían, y siempre les ha salido bien. Déjame intentarlo a mí. Oh, Destino, convierte mis lágrimas en sangre. Convierte mi cuerpo en verdadera naturaleza. Naturaleza destructiva. Sí, eso es. De esa manera podré acabar con él. ¿Y qué pasará cuando lo haga? ¿Volverá la paz a mi santuario? ¿Acaso despertaré?

     Trece días... trece largos días. Tengo la sensación de que esto nunca va a acabar. Me derrumbo en cuestión de minutos. ¿Minutos? TIEMPO. Sí, ya lo recuerdo. Reflexiones sobre aquel ser misterioro: el tiempo. ¿Él me salvará? Un futuro incierto, de color negro, tal vez. No, yo sólo conozco el rojo. Rojo sangre. Rojo lirio. Rojo Pandora. Ya no hay vuelta atrás. Ya no puedo confiar en nadie. Ni la Madre Natura, ni en el Tiempo, ni en ti. Sois mi enfermedad. Sois la causante de todos mis delirios. De mis dolores de cabeza y mis propias contradicciones. ¿Será acaso, cuando despierte, el mundo mejor que esté? El Tiempo se congela y mis sentimientos revolotean por doquier dentro de mi. Mi alma se desvanece, así de simple.

     Sigo dormida. Sigo sumida en el jardín del Edén. Jamás podré salir de esta prisión de placeres y pecado. Una y otra vez, como si de un bucle infinito se tratara. ¿Despertar o no despertar? ¿Cuál será la mejor opción? Oh, intruso, ya lo sé. Estarás más que cansado de oír tantas preguntas sin respuestas. Sé que en cualquier momento todo esto explotará. El comienzo del fin, como quieras llamarlo. Enfermedad. Enfermedad mental sin solución ninguna. ¿Cómo seré capaz de afrontar mi nuevo destino? Fuerzas. Necesito nuevas fuerzas. El ángel caído renació y la reina se convirtió en fuego. Sí, así es, ESA es la clave. Ahora lo sé.

Siento dolor en el pecho. Grito. Grito tu nombre. 
Pero no recibo respuesta.
Ángel guardían... ¿estás ahí?

6 comentarios:

  1. Me da la sensación de que Alexia y Pandora están pasando por "la misma pesadilla". Y lo pongo entre comillas porque, obviamente, no es lo mismo, pero sé cómo se siente Pandora. Esa desesperación, esa agonía constante, esa multitud de preguntas que nunca encuentran respuesta, el no poder confiar en nadie...

    Espero que al menos Pandora, sea capaz de hallar pronto esas respuestas a sus preguntas ♥

    Un abrazo enorme, hermanita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Shenia. Muchas gracias por querer compartir con nosotros tu confesión. Ojalá pronto todo esa verdad salga a la luz y este lirio ensangrentado pueda obtener las respuestas que se merece. Me alegra mucho poder leer que la comprendéis y la apoyáis delirio tras delirio. Sin duda es algo que le da muchísimas fuerzas para seguir adelante. Un beso muy grande, querida.

      Eliminar
  2. Hola, Pandora:
    Me ha gustado mucho leer este hermoso delirio, es increíble. Tiene que ser desesperante sentir todo eso, no saber dónde encontrar todas las respuestas. Me gusta mucho cómo escribes, emocionas.
    Un beso. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu confesión, Windflower. Me alegra mucho saber que disfrutas de estas lecturas. Espero que sigas compartiendo con nosotros nuevas opiniones en los próximos delirios. Sin duda estás invitada a una buena taza de té. ¡Un beso muy grande, querida!

      Eliminar
  3. ¡Buenas! Llevo un mes o así pasándome por aquí y leyendo pero por unas u otras al final nunca he llegado a comentar. Solo decirte que me encanta como escribes y adoro la forma en la que llevas el blog y el tema y todo ^-^ Desde luego con cada relato vamos conociendo más los sentimientos de Pandora y su estancia en Edén.
    Un saludo!!
    PD: La música es genial, hace ya tiempo que vi Pandora Hearts y me encanta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida seas a mi Edén, Ainhoa. Es un placer poder tener nuevas víctimas merodeando por este paraíso. Sin duda me ha complacido mucho leer tu confesión. Espero que sigas disfrutando de todos los delirios y que todos ellos sean dignos de una buena lectura. No seas tímida en escribirnos, pues siempre contestamos. Comentarios como los tuyos son los que hacen que queramos seguir adelante con esta causa, así que muchas gracias por el apoyo. Me alegro tantísimo de que te guste este lugar, tanto el diseño, su contenido y la música están muy bien cuidados y medidos. Un beso muy fuerte para ti, amiga. Espero volver a tener el honor de leerte en más ocasiones.

      Eliminar