» Cautiva en la prisión elísea.

     Atrapada. Así es cómo me siento. Atrapada en esta prisión misteriosa disfrazada de paraíso. No puedo salir, no puedo escapar. No puedo hacer otra cosa que huir, o al menos intentar huir de ti. Pero por mucho que corra, por mucho me escanda, siempre acabarás encontrándome. Me agobias, me ahogas. No entiendes mis palabras. No soy capaz de comprender ese interés descarado en mí. No dejas de espiarme. No dejas de acecharme. Parece que te quieres convertir en mi propia sombra. En principio no podía sentirlo, pero ahora se ha convertido en una enfermedad, en una molestia que no tiene fin y que me va superando día tras día. Quiero que dejes de seguirme a todas partes. Quiero que dejes de intentar adentrarte en mi mente. Te quiero fuera de mi vida.

     Ojalá me hubiera dado cuenta entonces de tus verdaderos y malévolos planes. Ojalá hubiera tenido los ojos bien abiertos al peligro que suponías. Pero no. Todo eso hubiera sido demasiado fácil, ¿verdad?. Hubiera levantado ante ti un muro impenetrable y me hubiera refugiado dentro de mí misma. Hubiera sido capaz de continuar siendo en tranquilidad. Hubiera sido capaz de llegar a lo más alto. Pero no. Tuviste que aparecer de la nada y torturarme de esta manera tan silenciosa, pero hiriente. A estas alturas de la batalla es cuando me pregunto por qué. ¿Por qué a mí? ¿Por qué así? ¿Tan grave ha sido mi existencia para tu mundo como para merecerme esto? Porque el precio siempre es demasiado alto y yo no quise darme cuenta de eso al principio. Tal vez jamás llegue a comprender las consecuencias de mis actos, del mero hecho de existir en un mundo gobernado por hombres. Tal vez jamás llegue a comprender por qué pasó todo esto, por qué mi castigo fue tan cruel y sangriento. ¿Pero sabes qué? Todo el tiempo que llego aquí encerrada me ha hecho ver una pequeña luz al final del túnel, al final del sendero de lirios rojos... y es que las cosas no suceden por casualidad.

   Quiero escapar de estas cadenas. Quiero romper tu tela araña y salir corriendo, encontrar una escapatoria y no volver jamás. ¿Es mucho lo que pido? Yo creo que no. El círculo vicioso, el bucle sin fin, me está debilitando. Me succionas lentamente la energía y ya llega un punto en todo esto en el que parece que me da igual. Las fuerzas para seguir luchando se están muriendo poco a poco y no sé qué hacer. Ansío que todo esto salga bien y que pueda volver a tener una "vida" semi-completa. ¿Es mucho lo que pido? Yo creo que no. Ahora tengo que aprender a vivir en esta jaula elísea. Ahora tengo que adaptarme a la tragedia e intentar luchar contra ti. Sin embargo, es difícil, es sobrehumano. 

     Atrapada. Así es cómo me siento. Atrapada en esta prisión misteriosa disfrazada de paraíso. No puedo salir, no puedo escapar. No puedo hacer otra cosa que huir, o al menos intentar huir de ti. Pero por mucho que corra, por mucho me escanda, siempre acabarás encontrándome. Me agobias, me ahogas. Me matas suave y lentamente, sin yo percatarme de ello. Me siento débil, me siento vacía por dentro. Simplemente no puedo seguir con esta tortura silenciosa. Deja de seguirme. Deja de observarme. Deja de intentar acceder a mi rota y envenenada alma. No me mires más. No me toques más. Ya no quiero seguir siendo tu muñeca fracturada y maldita. Ni tu esclava. Ni tu marioneta. No quiero ser nada.

     Quiero dejar de sentirme atrapada, pues estoy cansada de este juego eterno lleno de placeres prohibidos y recuerdos detestables. Gritar. Sí, eso es. Quiero gritar fuertemente hasta que mi aliento se consumas y mis pulmones de desvanezcan. Quiero gritar bien alto para despejar mi mente y sentir una pequeña, pero falsa salvación. Quiero que mi frustración se vea saciada, aunque sea por poco tiempo. ¿Acaso es mucho lo que pido? Yo creo que no. Por favor, deja de acecharme así de entre las sombras. Por favor, deja que sea simplemente... Déjame ser arropada por las sábanas del suicidio.

6 comentarios:

  1. A veces el lugar que aparentemente es nuestro paraíso, termina transformándose misteriosamente en una jaula de la que no podemos escapar. Quizás porque valoramos demasiado la libertad, quizás, porque somos más independientes de lo que creemos, y buscamos desesperadamente nuestro rincón solitario y libre, pero pese a todos los obstáculos, pese a todas las personas que parecen empeñadas en que no lo encontremos, debemos continuar ese camino y luchar por lo que queremos. Rendirse no es una opción. Llorar no es una opción. Gritar es sólo el camino para liberar esa frustración que tenemos, pero abandonar el camino no es una opción.
    No te arropes con las sábanas del suicidio, Pandora, arrópate con las sábanas de tu libertad, cueste lo que cueste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho verte de nuevo por aquí, Shenia. Creo que de todas esas cosas que has podido confesarnos la que más me ha llegado ha sido tu última frase: "No te arropes con las sábanas del suicidio... arrópate con las sábanas de tu libertad, cuesto lo que cueste". Pienso es uno de los comentarios más conmovedores que me han podido hacer en muchísimo tiempo y que inspira en mí una nueva luz al final del camino. A veces cuesta mucho luchar, pero como bien dices, rendirse no es una opción y llorar tampoco. Es bueno liberar toda esa frustración que llevamos dentro, y por eso mismo pienso que será eso lo que haré a partir de ahora. Porque no todo es tan negro como parece, ¿verdad? En serio, querida, mil gracias por tu magnífico consejo, como siempre. Un abrazo muy, muy grande y hasta el próximo delirio.

      Eliminar
  2. Siempre me sorprende lo bien que te metes en el papel del personaje, es como si de verdad fueras tú :O
    Besoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te guste, de verdad. Significa mucho para mí tus breves palabras. Pronto un nuevo delirio verá la luz, así que espero que lo sigas disfrutando mucho como hasta ahora. Un beso muy grande.

      Eliminar
  3. eres demasiado talentosa de verdad demasiado Me encanta y me lleno por completo imagine un escenario, te imagine a ti en medio de tus letras es fácil dejar volar la imaginación cuando se tiene el privilegio de leer escritos que te prenden tanto y dan inspiración ME EH FASCINADO POR COMPLETO tu blog es demasiado original y en realidad me seguiré pasando a leerte pues me eh quedado pegada a tus letras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado volver a verte por el Edén en tan poquito tiempo. Mil gracias por los halagos, no sabes lo que estoy sintiendo en este mismo momento al leer. Gracias por todo el apoyo y los ánimos. Ayuda mucho saber qué es lo que piensan mis víctimas del Elíseo, que compartan sus confesiones y que se expresen libremente. Ojalá lo disfrutes mucho. Puedes encontrar un índice de delirios en la sidebar, por otro lado también puedes encontrar novedades todos los domingos y miércoles de la semana, así que no seas tímida y sigue explorando el Edén. Un abrazo muy grande, cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde encontrarme.

      Eliminar