» Pequeños recuerdos de una vida pasada.

     Aún me invaden los recuerdos. Aún me invaden los recuerdos de una vida pasada. Una vida pasada lleno de dolor y sangre derramándose por doquier. Aún recuerdo el momento en el que deposité mi confianza en ti. Aún recuerdo... demasiadas cosas. Me siento en el suelo, en el frío suelo de la guarida ya no tan secreta. Y comienzo a recordar. Comienzo a recordar las caricias, las miradas, las voces pronunciando mi nombre. Aunque el final de nuestra historia fuera trágica, todavía soy capaz de conservar algunos buenos recuerdos. Cierro los ojos y empiezo a concentrarme en todos y cada uno de ellos. Empiezo a trasladar mis memorias al otro lado de la puerta del jardín del Edén.

     Mis pies estaban destrozados de tanto andar. Casi me faltaba el aliento. Había caminado kilómetros y kilómetros hasta llegar a ese reino habitado por hombres. Pensé que mi salvación estaría cerca, que en ese lugar encontraría muchas respuestas... pero estaba bien equivocada, la realidad era otra distinta. Suspiré aliviada ajena a todo el mal que se encerraba en aquel lugar. Suspiré aliviada porque al fin había encontrado un lugar al que podría pertenecer, aunque todo eso no fuera más que una gran mentira. Me adentré ilusionada hasta que encontré a mi salvador. El principio del fin. El mayor error que había podido cometer por aquel entonces.

     Una lluvia de imágenes de todo tipo de recuerdos. El principio y el final de la historia, de nuestra historia, de mi vida. Recuerdos de cuando te conocí y recuerdos de cuando me clavaste el puñal el día de la ceremonia. Demasiados buenos y malos momentos de los que jamás podría despojarme. Abro los ojos y visualizo de forma involuntaria otra de nuestras escenas, otro de nuestros buenos momentos. O mejor dicho, otro de los momentos que más me marcó. El momento en el que me otorgaste la protección de esa cajita valiosa. Ocurrió justo el día antes de nuestra unión. Me dijiste que contenía un gran secreto que debía de proteger con mi vida y que bajo ningún concepto podía abrir. Ocurrió justo el día antes de nuestra unión. Me prometiste amor eterno y fue mi curiosidad la que provocó todo el mal que ocurriría horas después a la tragedia. Abrí la caja de Pandora. Abrí las puertas del infierno, de mi infierno. Todavía siento tus manos sobre las mías depositando la caja entre mis dedos. Aún recuerdo esa mirada triste y cariñosa de ojos claros.

     Suspiro. Suspiro con tristeza al recordar tantos momentos a tu lado. El antes y el después. Suspiro porque únicamente destaco aquellos que tienen un gran valor para ambos. Demasiados delirios he tenido acerca de cada uno de ellos, tanto de mi nueva vida aquí como de mi vida pasada. Demasiadas veces he delirado acerca de todos esos momentos que debería de haber olvidado. Sin embargo, pienso que es bueno recordar de vez en cuando todo lo que he tenido que pasar para poder llegar aquí y seguir adelante con esta oportunidad que el Edén me ha brindado. Es importante recordar todos esos momentos para que este paraíso, el Espejo y el intruso no olviden la historia, la verdadera historia. El origen de todo.

     Y allí estaba yo, ante el altar a tu lado y con una enorme sonrisa esperando el momento deseado por ambos. Y allí estaba yo, minutos después, siendo apuñalada por todos y cada uno de vosotros. Siento apaleada, apedreada, violada y descuartizada por cada uno de vosotros... Sí, aún recuerdo el vestido blanco manchado de sangre, las paredes manchadas de sangre... Tus manos manchadas de sangre. Tu voz susurrándome que lo sentías y tu mirada clava en la mía llena de ira e impotencia. Demasiado dolor. Demasiada sangre. Demasiada tragedia del destino. No entiendo cómo aún soy capaz de recordar esos momentos llenos de maldición. 

Y tú... ¿aún recuerdas...?


2 comentarios:

  1. Terrific work! That is the type of info that are meant to be shared across the web.
    Disgrace on Google for not positioning this publish higher!
    Come on over and visit my website . Thanks =)

    my homepage :: gaining weight

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I'm glad that you like it, tough I don't know if you really understand it.

      Eliminar