» La desaparición de un alma condenada.

     Mi corazón está latiendo rápidamente. Mi respiración se agita cada vez más y me empieza a molestar esa gota que me cae por la sien. Pero no puedo detenerme. No puedo mirar atrás. Debo de seguir adelante. Debo seguir corriendo a toda velocidad. Algo me persigue. Él me persigue. Una fuerza más poderosa que se escapa de mi entendimiento me está pisando los talones. No quiero sentir miedo. No quiero mirar atrás. Tan sólo debo de encontrar un lugar donde esconderme. Debo correr y correr, no puedo permitir detenerme. Mi corazón está latiendo demasiado deprisa, siento que se me va a salir del pecho. Mis pensamientos harán que explote mi cabeza. Estoy agitada. Estoy intranquila. El nerviosismo y la agonía se apoderan de mi ser. Pandora, no dejes de correr en ningún momento, aunque mis piernas ya no puedan responder... porque si lo hago...

     Mi cuerpo empieza a pesar. Mi mirada empieza a delatar mis sentimientos. Quiero despertarme de esta pesadilla. Quiero dejar de ser la presa. Recuerdos sangrientos de un asesinato familiar inundan mi cabeza por milésima vez. ¿Acaso se va a volver a repetir la historia? Al fin he podido comprender algo, algo que no quería ver. Y creo que es por eso por lo que he despertado al monstruo interior. Me persigue, me está dando caza. Y yo no puedo hacer otra cosa que correr, correr a toda velocidad y no mirar atrás.

     La noche empieza a caer en el jardín del Edén. No sirve de nada esconderse en los bosques. Debo de salir de aquí. Sí, así es, debo de salir y encontrar la puerta. ¡Argh, maldita sea! Las piernas empiezan a fallarme, me duelen demasiado. Pero debo de ser fuerte, debo de resistir cueste lo que cueste. Debo de hacer... tantísimas cosas para sobrevivir en este extraño paraíso prohibido.

     ¿Lograré encontrar una salvación? ¿Lograré escapar de mi cazador? Mi corazón está latiendo demasiado deprisa, siento que se me va a salir del pecho. Tengo que dejar de pensar, pues he comprobado que no sirve de nada. Tengo que ser más astuta que Él. Debo de encontrar una guarida fiable. Corre, Pandora, por lo que más quieras, corre. No te detengas. Una fuerza más poderosa que se escapa de mi entendimiento me está pisando los talones. ¡Maldita sea! No puedo permitir que el miedo se apodere de mí. Ya falta poco, ya falta muy poco para salir de este frondoso elíseo.

     La agitación de mi propia respiración me está abrumando. Jamás me había sentido así. No sé qué hacer. Realmente no sé qué hacer, adónde ir, cómo detener esta pesadilla. ¿Y si las puertas colosales jamás se abren? ¿Y si no puedo escapar? ¿Y si todo lo que entra... no puedo salir? Maldecir es inevitable. Estoy rasgándome por dentro, lo sé. La ansiedad comienza a dar sus frutos. Pero no puedo detenerme. No puedo mirar atrás. Debo de seguir adelante. Debo seguir corriendo a toda velocidad. Siento que quiero derramar mis últimas lágrimas de sangre, pero no puedo, no quiero. El temor de mi futuro incierto tiene mis emociones contra la espada y la pared. Estoy atrapada.

     ¿Es acaso esto el castigo que obtendré por ser quien soy? ¿Es acaso este mi destino final? La idea de pensar en que mi historia volverá a repetirse ahoga mis palabras. Mi corazón empieza a encogerse, a doler como nunca antes lo había hecho. No puedo pedir auxilio. No puedo hacer absolutamente nada... excepto correr, correr bien lejos. Sin embargo, mi fuerza de voluntad se está apagando. Las llamas empiezan a tambalearse. Quiero gritar, pero sé que debo de reservar esa energía para defenderme cuando el momento fatal me alcance. Maldita sea... ¿Dónde estás ángel guardián? Me siento arrinconada, me siento atrapada. Me encuentro en un callejón sin salida. Ha llegado el momento de detenerme, respirar hondo y mirar hacia atrás para ver qué es lo que me espera. 

2 comentarios:

  1. Hola, acabo de aterrizar y he leído unas cuantas entradas antes de decidirme a quedarme. Lo cierto es que son muy pasionales demostrando sentimientos.
    Me gustaría saber una cosa, podrían conformar juntos el retrato de Pandora? como un gran diario íntimo?
    Besos
    PD Te invito a conocer mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al jardín del Edén. Me alegra muchísimo que te vayas a quedar por estos lares, los cuales espero que sean de tu agrado. Y respondiendo a tu pregunta, sí, es justamente lo que has descrito. Espero seguir viéndote por aquí y que disfrutes de cada uno de los delirios. Un beso muy grande, amigo.

      Eliminar