» El despertar del Apocalipsis.

     ¿Qué fue de aquella voz que susurraba mi nombre todas las noches nada más caer el sol? ¿Qué fue de todos esos sueños que invadían mi mente cada vez que cerraba los ojos? Hay algo que me inquieta. Hay algo que se esconde en las sombras. Existe un silencio que me persigue y que busca algo de mí, no sé el qué. ¿Buscará mi alma? ¿Buscará mis deseos? Una melodía familiar comienza a sonar en la estancia, en mitad de la oscuridad. Unas pequeñas risas masculinas comienzan a despertar mi curiosidad. Siento que estoy sola. Siento que estoy destinada a estar en soledad. Muchos son los recuerdos que guardo con rencor dentro de mí y sé que no soy capaz de desprenderme de ellos. ¿El por qué? Muy sencillo. Venganza. Sí, eso es. Soy Pandora y debo de hacer justicia.

     ¿Qué fue de aquella voz que susurraba mi nombre todas las noches nada más caer el sol? Era una voz amiga. Era un guía. Era una salvación. Exactamente... era. Los tiempos han cambiado y miles de delirios han despertado en el jardín del Edén. ¿Que qué fue de todos esos sueños que invadían mi mente cada vez que cerraba los ojos? Era un mero castigo. Se trataba de un recordatorio de por qué estoy aquí y cuál es mi propósito. No debo de olvidar jamás el origen de mi existencia. No debo de olvidar jamás el recuerdo de cada gota de sangre derramada en tierra sagrada. Hay algo que me inquieta. Al fin sé qué es. El destino. Aquello que se oculta entre las sombras no es más que mis temores. Temores que debo de quemar con fuego y reducir a cenizas. ¿Y la melodía que suena en mi cabeza? ¿Qué es? ¿De qué se trata? ¿Es otro recordatorio? ¿Es una señal?... No todos los misterios se pueden resolver. Al menos no por ahora. 

     ¿Y esas risas cuasi carcajadas tan familiares que estoy escuchando en este mismo instante? Sí. No quiero reconocerlo, pero muy en el fondo sé de que se trata. Son aquellos, son todos y cada uno de mis asesinos. Son todas las apuñaladas que recibí aquel día... entre tantas otras cosas desagradables. Son las manos que rasgaron mis ropajes. Son las manos que me asfixiaron y me torturaron durante horas. Es... un mero recordatorio de por qué estoy aquí, de cuál es mi verdadero propósito. No debo de olvidar jamás el recuerdo de cada gota de sangre derramada en tierra sagrada. Nunca. Jamás. Esta soledad que siento no es más que el principio. Es la fuente de energía. Es el recordatorio perfecto de por qué estoy aquí y cuál es mi destino verdadero.

     Ya no hay lágrimas rojas que derramar. Ya no hay cuerpo blanco y desnudo que violar. Es tiempo de guerra. No puedo consumirme por la recreación de mi asesinato. No puedo seguir aquí tumbada en las sombras escuchando esa triste melodía. No. Es tiempo de despertar. Es tiempo de dejar que las llamas despierten y arrasen todo el Edén. Pues soy fuerte, pues soy una Reina. Pues soy, sencillamente, Pandora. Ni perdono. Ni olvido. Es tiempo de hacer justicia. Sí, así es, es la hora. Es el momento que tanto tiempo llevo esperando. Hay que despertar, hay que hacerlo de verdad. Todo el Edén se derrumbará y mis enemigos caerán en mi juego, en mi trampa. La dirección del viento a cambiado, y lo ha hecho a mi favor. Toda esa ira, todo ese rencor pronto podrá ser liberado. Soy Pandora. Soy fuego. Soy el pecado. La maldición. Soy aquella que hará justicia y se vengará de sus asesinos. Soy la curiosidad que matará al gato. 

     No puedo olvidar quien soy. No puedo olvidar mi propósito. Todo es armonía en este paraíso. Todo es placer prohibido en este elíseo. Pero esto tiene que acabar. Hay que volver a la realidad. A mi nueva realidad. Los lirios se marchitarán y una nueva era dará comienzo. Todo esto no era más que un sencillo recordatorio del por qué estoy aquí. Llamémoslo una llamada del Destino. Es hora de reunir fuerzas y odio para lo que está apunto de comenzar. Temblad, hombres. Arrodillaos ante mí. La energía del Edén me acompaña. Mi sed de sangre y venganza me posee. Y todos sabemos cómo debe de acabar esta historia. Todos sabemos cuál es el verdadero final de la dama de rojo. 

Al fin ha llegado la hora de abrir la caja de Pandora.

2 comentarios:

  1. ¡Abrir la caja de Pandora! Muy interesante suena todo esto, ¿me pregunto qué habrá en ella? Curioso delirio, e intrigante aquello que seguro está a punto de suceder por aquí. Espero con ganas delirios nuevos. ¡Un beso!

    PD: La imagen está increíble ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra volver a verte por estos lares. Me complace mucho saber que te ha gustado este delirio. "Curioso e intrigante", como tú has dicho. Es precisamente lo que quería transmitir. ¿Quién sabe lo que se oculta dentro de la caja? ¿Quién sabe lo que está pasará cuando esta se abra? Pronto nuevos delirios aún más interesantes. Una nueva era acaba de despertar en el jardín del Edén, muy atentos para desvelar todos y cada uno de sus misterios. Un beso muy grande.

      Eliminar