» La llamada del agua.

     Dicen que la vida proviene del agua, sin embargo, yo no provengo de él. Es extraño este sentimiento que siento por dentro cuando mi cuerpo se sumerge dentro de este elemento. Mi curiosidad ante tal sensación me provoca una conmoción difícil de definir. Aún así, siento cierta simpatía por el agua. No sé explicarlo con exactitud,  pero existe una parte dentro de mí que me asegura que, aunque este no es mi lugar, el agua me hace sentir relajada y protegida. Podría confesar incluso que la sensación de ahogo que se produce en mí pasados unos minutos bajo el agua me excita. No sé... es complicado. Es complicado para mí hablar de esto. Nunca antes había declarado estos "sentimientos" contradictorios y extraños ante un fluido tan esencial y extraordinario.

     Agua. El agua que da la vida. ¿Alguna vez me dio a mí la vida? En realidad no importa la respuesta. Agua. Líquido transparente, incoloro, inodoro e insípido en estado puro cuyas moléculas están formadas por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, y que constituye el componente más abundante de la superficie terrestre y el mayoritario de todos los organismos vivos. Así pues, ¿yo también soy agua? ¿Es esta la manera en la que estoy conectada con este componente más de la naturaleza? Agua. Líquido que se obtiene por infusión, disolución o emulsión de flores, plantas o frutos. 

     Todo es agua. Agua lo es todo. ¿He ahí el por qué de mi simpatía y complicidad hacia ella? Quién sabe. Puede que sí. Me abruma y estremece a la vez  saber que estoy en profunda conexión con ella. Agua, ese elemento tan preciado que puede a la vez evaporarse y congelarse. Es un elemento misterioso que fluye y se abre paso por el universo. El agua es imparable. El agua es poderosa. El agua puede tratarte con amabilidad o con verdadera hostilidad. No sé... es complicado. Es complicado para mí hablar de esto. Nunca antes había imaginado que dicho elemento pueda ser tan sagrado y vital para mí. De esta manera, me hallo ante un fluido esencial y extraordinario. El agua es nuestra verdadera esencia.

     Siento la llamada del agua. El agua me está reclamando. Quiere que sea uno con ella. Quiere que me sumerge dentro de ella. ¿Hasta dónde sería capaz de llegar mi curiosidad? ¿Hasta dónde sería capaz de llegar mi lealtad? No puedo evitar sentir estas emociones contradictorias hacia el agua. El agua es vida. El agua es el auténtico génesis de la creación. El agua jamás dejará de fluir. No puedo hacer otra cosa que ser su humilde servidora pues gracias a ella existe el Edén, mi Edén. ¿Hasta cuándo podré seguir resistiéndome ante la llamada de la verdad?  Todo es agua. Agua lo es todo. Mi curiosidad ante tal elemento me provoca una conmoción difícil de definir.

     No dejo de escuchar el sonido del agua, cómo fluye, cómo siempre está en constante movimiento... El agua es la bendición de este Elíseo. Se trata de un líquido transparente, incoloro, inodoro e insípido en estado puro. Es mágico. Es asombroso y poderoso. Es por ello que debo de sucumbir a su llamada y sumergirme en ella. El agua me habla. El agua reconoce mi voz y me llama por mi nombre. Agua lo es todo. No sé si realmente yo estoy vinculada a ella o si mi cuerpo está hecho en su mayoría de ella, pero no importa. Ya no aguanto más la espera y mi curiosidad es muy tentativa. Debo de ser uno con ella. Debo de responder a su eterna y sutil llamada...

6 comentarios:

  1. Unas cuantas burbujas no harán tanto daño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho volver a verte por aquí. Gracias por dejar una pequeña confesión en el jardín del Edén. Espero que te haya gustado este delirio y que sigas disfrutando del resto de pequeños rincones que esconde este paraíso. ¡Un beso muy grande!

      Eliminar
  2. anonymus (tristeza)....a mas que identificada diría que quieres huir por el agua...así que tu la llamas no ella a ti.
    forma un arco-iris de todos tus colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver nuevos intrusos por el jardín del Edén dejando su pequeña nueva, así que bienvenido, querido anónimo. Espero que los siguientes delirios te gusten y que no te reserves tus comentarios. Siempre es bueno saber qué piensan aquellas mentes curiosas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una perspectiva evolutiva es combina el placer de la libertad con la medida justa de temor, dando lugar a una estimulante mezcla conocida como emoción. Me encanta visitarte Pandora, siempre compartes belleza y grandes pensamientos.
    El Fantasma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encanta tenerte por aquí, en serio. Mil gracias por todo el apoyo que brindas dejando pequeñas confesiones que son siempre agradables de leer e invitan a la reflexión. Gracias por, poco a poco, formar parte de este paraíso.

      Eliminar