» Mentiras reveladas.

     ¿Por qué me mientes? ¿Por qué me mientes mirándome a los ojos con esa mirada tan firme? ¿Cómo osas atreverte a mentirme tan descaradamente? ¿Piensas que soy idiota? ¿Piensas que no voy a darme cuenta? Las ilusiones se han roto. La esperanza se ha desvanecido. Jamás llegará el día de mañana que tanto anhelamos. La perfección se ha corrompido. Mi corazón se encuentra marchitado. Durante mucho tiempo creí que podías cambiar y dejar tu pasado atrás, pero mucho me temo que no podía estar más errada. 

     No sé qué es lo que nos deparará el futuro, pero desde luego ya sé que no estaremos juntos. Me mentiste innumerables  veces... Caí en tu trampa y jugué a tu juego, y como resultado, la perdición. No sé cómo no he sido capaz de despojarme de la venda cegadora durante todo este tiempo. Incluso cuando sentía que se me encogía el corazón cada vez que formulabas una nueva mentira no quise hacer caso a los verdaderos sentimientos. Aún no soy capaz de entender cómo me dejé llevar por la emoción del momento. ¿Cómo pude ser tan idiota y creerte cuando estaba claro que me estabas mintiendo todo este tiempo? 

     ¿Por qué sigues mintiéndome? ¿Por qué sigues mintiéndome a la cara si sabes que he descubierto toda la verdad? ¿Cómo osas ser tan ruin conmigo? Jamás lo entenderé. Juro que quiero entenderlo, pero no soy capaz. La decepción y el daño ha sido tan grande que ya no quiero comprender tus supuestas justificaciones. No quiero saber nada de ti. No quiero seguir creyendo ni una sola palabra que sale por esa boca envenenada. Así de simple. Así de cortante. No quiero seguir jugando a tu insulso juego. No quiero seguir cayendo en tu trampa. No quiero formularme preguntas esperando con una ligera esperanza que las respuestas que pueda obtener de ellas sean verdaderas. 

     Vives atado y atrapado en el pasado. No eres fuerte y por ello no tienes la capacidad de mirar hacia adelante y salir de la oscuridad, de esa negra oscuridad que te destruye desde lo más profundo. Así pues, llegados a este punto, dentro de mi la rabia es inmensa, pero por otro lado no puedo evitar sentir pena por ti. Siento lástima por tu alma y que tengas la necesidad de mentirme tan descaradamente porque no eres capaz de ver la realidad en su auténtica forma. Todo la terminado. Hoy será el día en el que ponga punto y final a nuestro posible futuro juntos. Oprimiré los deseos de estar a tu lado ya que el dolor que has provocado en mí es demasiado colosal.

     ¿Por qué me mientes? ¿Por qué me mientes mirándome a los ojos con esa mirada tan firme? ¿Cómo osas atreverte a mentirme tan descaradamente? ¿Piensas que soy idiota? ¿Piensas que no voy a darme cuenta? No voy a creer ninguna de tus palabras. No voy a dejar que continúes aplastándome psicológicamente. No voy a dejarme pisotear y engañar por tus mentiras y encantos. Eres veneno y no voy a permitir seguir envenenándome con tus maquinaciones de sutil destrucción. NUNCA MÁS.

4 comentarios:

  1. Pandora la mentira son palabras que pueden ser “armas de destrucción masiva” de cualquier relación, son como misiles, una vez que los lanzas, destruir es su misión e incluso en la intención de corregir es peor. Basta tan solo una mentira, para poner en duda todas las verdades.
    Pandora me encanta el ímpetu con que creas cada frase. Me fascina como escribes.
    El Fantasma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fantasma. Como siempre, leerte y saber tu opinión me alegran mucho el día. Me gusta bastante el símil que haces de las mentiras con las armas de destrucción masiva, pues tienes toda la razón. Son un arma fuerte, hiriente y muy, muy devastador. Por una pequeña mentira que se genere, cientos de verdades mueren. Un saludo, amigo y hasta la próxima.

      Eliminar
  2. Las mentiras llegan a ser parte de un todo, sin duda son parte de este mundo, "de la verdad"... me agrada lo que escribes.
    Ya te sigo. Gracias por seguir mi blog http://devoradorandolibros.blogspot.mx/.
    Gracias por tu invitación. Saludos.
    Nos estamos leyendo. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a mi pequeño santuario! Te agradezco mucho que dejes tu huella por estos lares y que aceptaras la invitación. Espero que mi pequeño reino sea de tu agrado y que la curiosidad te invite a seguir explorando este enigmático elíseo. Un fuerte abrazo y estaremos en contacto.

      Eliminar