» El impulsor de la supervivencia.

     Dicen que la esperanza es lo último que se pierde cuando te encuentras en una situación destructiva y caótica. He llegado a comprender que esa esperanza jamás se despoja de ti, sino que se oculta en lo más profundo de tu ser y que en muchas ocasiones es muy difícil exteriorizarlo. Demasiado tiempo he tardado en darme cuenta de eso. Así pues, ahora comprendo que es precisamente esa esperanza lo que me mantiene en pie y me da fuerza. Todo este tiempo, cuando he creído que no existía un rayo de luz que me ayudara a salir de la negra oscuridad, no podía estar más errada. Esa luz es la esperanza. Esa esperanza es la fuerza que ha hecho que jamás me rindiera en los peores momentos.

     De este modo, no puedo evitar meditar acerca de lo equivocada que estaba durante tantísimo tiempo. ¿Cómo no pude darme cuenta? ¿Cómo llegué a creer realmente que dentro de mí existía un vacío que jamás llegaría a llenarse? Nunca he estado marchita por dentro. Nunca he estado muerta por dentro. Me he encontrado triste. He derramado miles de lágrimas, pero jamás me he sumido en la completa oscuridad, pues siempre ha existido una pequeña esperanza que me ha mantenido viva.

     ¿Cómo he conseguido que esa esperanza suba a flote cuando no tenía ni la menor idea de su existencia? No lo sé, es muy complicado de explicar. No sé si realmente sé la respuesta correcta a esa pregunta. Mis ojos veían oscuridad cuando en realidad, por dentro, mi corazón latía luz. ¿Tan cegada he estado todo este tiempo? ¿Cuál ha sido el desencadenante a desprenderme de la venda cegadora? Es curioso lo que siente mi ser con tantas revelaciones positivas. Sonrío y me siento serena al saber que nunca estuve poseía por el veneno destructor. Nunca fui yo el problema. Jamás fui yo la que se dejó seducir por las malas influencias.

     Tal vez la esperanza sea pequeña y tenue, pero está ahí, esperando el momento adecuado para salir y brillar en todo su esplendor. Simplemente debo de mantenerme firme y confiada. Puedo lograr que esa esperanza nunca se desvanezca. Simplemente debo de seguir constante y mantener la fuerza luchadora en mi mirada. No puedo caer. Jamás caeré. ¿Por qué? Porque hay esperanza dentro de mí que el motor esencial de mi existencia. Ahora lo comprendo. Ahora lo veo con suma claridad. De este modo sé que no puedo ni querré ser derrotada.

     Dicen que la esperanza es lo último que se pierde cuando te encuentras en una situación destructiva y caótica. He llegado a comprender que esa esperanza jamás se despoja de ti, sino que se oculta en lo más profundo de tu ser y que en muchas ocasiones es muy difícil exteriorizarlo. Así pues, yo voy hacer todo lo que esté en mi mano por encontrarla y dedicarle unas palabras sabias y sinceras. Haré que la esperanza se haga más fuerte y que me proporcione la confianza necesaria para destruir cualquier adversidad. Ella me dará luz y yo le daré un reino entero por el que sentirse orgullosa. Ella me dará vida y yo le daré fidelidad. Ella me dará energía y yo le daré optimismo. Será así como de comienzo una nueva era en el jardín del Edén...

3 comentarios:

  1. Qué grandiosas palabras, Pandora. Como siempre. Esta entrada en concreto me ha tocado hondo y, te lo prometo, le ha dado una bonita bofetada en la cara a mi perspectiva común a la hora de enfocar las situaciones y enfrentarme a ellas. Mucho que pensar en cuestión de párrafos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero qué grata sorpresa, Eloy! Me alegra y sorprende muchísimo verte por estos lares. Mil gracias por adentrarte en mi jardín del Edén y animarte a dejar una pequeña huella en este paraíso. Gracias por el buen feedback y que sepas que eres bienvenido siempre que quieras. ¡Un beso muy grande!

      Eliminar
    2. ¡Gracias! Lo cierto es que llevo tiempo ya dejándome caer por aquí y sumiéndome en los delirios, pasa que no soy aficionado a dejar comentarios en los blogs. Pero... Oye. Era inevitable. ¡Como ya te digo, esta entrada me ha tocado bien adentro! Y las gracias a ti por compartir todo lo que compartes aquí. Me hablaste de mis palabras hace unos días, pero tu manera de redactar y de expresarte me dejan sin ellas, tenlo claro ;)

      Eliminar