» Tic, tac, tic, tac...

“ Brevis ipsa vita est sed malis fit longior ”

Tiempo. Siempre la misma historia. Siempre por la misma razón. Tiempo. Él puede ser tu mejor aliado o tu peor enemigo. Es el único que no se detiene jamás para mirar atrás. Si tan sólo pudiera aprender de él. Si tan sólo pudiera comprenderle. Quiero saber qué es lo que esconden esas agujas y conocer el secreto, ese secreto que me permitirá tener el control del espacio-tiempo. Si tan sólo supiera conocer el significado de tiempo. Y la verdad es que aquí, en este Edén, no existe tal cosa como el tiempo. Sin embargo, hay ocasiones en las que tengo la sensación de que su voz me susurra al oído. En mis momentos de soledad escucho el tic tac del reloj oculto en las sombras. Un delirio. Un nuevo delirio tiene que ser. Ese sonido debe de tratarse de un producto creado desde mi mente para terminar de convertirme en una desequilibrada

Tiempo. Siempre el mismo susurro. Siempre buscando su origen. ¿Pero qué puedo hacer yo que siento que mi mundo está congelado? ¿Pero por qué siento que cada vez que avanzo no puedo mirar atrás? Puede, y tal vez sea cierto, que yo misma sea ese tiempo que intento desvelar. Tal vez sea ese tiempo el que roba mis recuerdos. Tal vez sea el propio tiempo quien intenta hacerme despertar de esta dulce pesadilla. Tal vez, tal vez, tal vez... Nada se puede conocer con exactitud. 

Así pues, siento que mi tiempo se agota. Siento que me consumo en las sombras de mis recuerdos perdidos. Tiempo. Aquello que no logro entender. En otras ocasiones siento que nada de esto es real, pero que no logro tampoco despertarme de la profunda pesadilla. No puedo avanzar. No puedo recordar el pasado. El tiempo me tiene atrapada entre esas malditas agujas. Y no sé qué hacer. Realmente no sé qué hacer. Me ahogo, me ahogo con mi propia ansiedad. Tiempo. Tiempo detente, por favor. Sí, esta soy yo rogando para que detengas esas malditas agujas, porque ese es el peor enemigo, en realidad. Y ese sonido, ese sonido que jamas cesa. Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac.

Tiempo. Posiblemente lo único de lo que realmente puedo preocuparme, porque él nunca se detiene y tal vez luche por sobrevivir a su juego. Quiero entenderte. Quiero llegar más allá y conocer los secretos que esconden esas agujas. ¿Por qué nunca callas? ¿Por qué no me dejas verte? ¿Por qué me atormentas de esta manera? Puede que no esté haciendo las preguntas correctas. Puede que ni si quiera esté buscando la fórmula correcta para resolver este puzzle. Puede que lo que pasa es que, en vez de buscarte físicamente, deba aprender a controlarte mentalmente. Tiempo, pienso que lo que debo de buscar es el modo de controlarte. Eres un gran poder que aún no logro comprender y sé que puedes ser muy útil, pero debo de entenderte. Debo controlarte. El poder de la mente es muy poderoso, sí, pero yo quiero mucho más... Tic, tac, tic, tac, tic, tac.

Sí, así es. Eso es lo que tengo que hacer. Esa obsesión constante con el tiempo hará que termine de enloquecer por completo antes de... tiempo. Estoy buscando el tiempo físico, cuando lo que tengo que hacer, o al menos esa es el presentimiento que tengo, es controlar su esencia, comprender su sonido. Debo de hallar el modo de detenerlo y usarlo a mi propio antojo. Tal vez el tiempo en sí no exista en el Edén, pero sí en mi cabeza. Debo de transformar lo que tengo en ella en algo real, y tal vez de este modo pueda avanzar y llegar a encontrar mis recuerdos. Puede que esa sí sea la forma correcta de resolver la incógnita. Tic, tac, tic, tac, tic, tac, de nuevo, ese maldito dolor de cabeza. Cállate ya, tiempo. Agujas, odiosas, dejad de moveos.

5 comentarios:

  1. Holaa amiga
    el tiempo jamás se para, lo sabemos bien, por eso debemos continuar siempre caminando, da igual hacia donde, lo importante es no pararse, porque si nos paramos él nos alcanza, y entonces todo se acaba
    un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida una vez más a mi jardín del Edén, Naya. El tiempo es aquel que nos puede favorecer o traer completamente a la perdición. Tú misma lo has explicado muy bien y de forma bastante clara. Estoy convencida de que otros muchos curiosos comparten tus palabras. Incluso para una carrera, un juego al límite, para que el tiempo no nos alcance. Me pregunto hasta dónde nos llevará finalmente. Un fuerte abrazo, amiga.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Que agobiante sensación puede llegar a ser esa del tiempo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto tiempo sin verte por aquí! Es toda una alegría volver a leerte. Muchas gracias por dejar tu huella y compartir con nosotros tus pensamientos. Ojalá podamos volver a leernos pronto. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Hola me gusta tu blog te sigo y te invito a seguir mi blog https://masalladelatapa.blogspot.com.ar/ saludos :)

    ResponderEliminar