» La evidencia de la incógnita.

"Fac modo quae moriens facta fuisse velis"     

     Hay ocasiones en las que parece que todos mis pasos hacia adelante son en vano. Hay ocasiones en las que siento firmemente que todo esfuerzo o esperanza es en vano. Pensar que hay luz al final del sendero es inútil. Pensar que algún día la salvación llegará de la mano de un ángel guardián es inútil. Haga lo que haga, una fuerza superior a mí hará que retroceda dos pasos atrás. Y será de este modo como no avanzaré hasta llegar a la verdad.  Ocasiones para sentirme bien y ocasiones para sentirme mal. Hay veces que ese horrible sentimiento de temor y desconfianza invaden más mis pensamientos. Hay veces que ese horrible sentimiento de temor y desconfianza destruyen en cuestión de segundos mis esperanzas. Y la verdad es que puede que poco a poco esté recordando lo que era tener esperanza o creer en el mañana. Y la otra cara de la moneda me mostrará cómo ese aprendizaje será borrado del todo cuando esos miedos me controlen para siempre. Cada vez tengo más claro que no habrá esperanza. Cada vez tengo más claro que ningún ángel guardián vendrá a otorgarme esa paz que busco. A cada suspiro y cada paso que doy soy más consciente de que el intruso jamás se marchará.


     Y miro atrás, solo durante un instante que parecerá eterno, y todo será negro. Giro mi cabeza de nuevo al frente y me encuentro caminando entre una niebla espesa. Los árboles se hacen cada vez más grandes y llega un momento en el que no soy capaz de ver el sol. La luz deja de dañar mis ojos, pero aún así me siento desprotegida  cuando no soy capaz de percibir su calor. Y no sólo eso, siempre hay más, siempre se encuentra más trasfondo detrás de todas las dudas, de todas las preguntas sin respuestas.

     Así pues, un delirio tras otro, una locura que parece que no tiene final, van inundando mi mente y van saliendo a la luz, a la poca luz que puede haber en este enigmático paraíso. Las sombras, el temo, las dudas, todos esos elementos son los que poco a poco me van arropando. Intento salir adelante, intento no perder esperanza, pero no sirve de nada. Me desvío del camino y comienzo a andar por lagos de lágrimas intentando encontrar quien soy o qué quiere ese intruso de mí. Desconozco si algún día lograré hallar las respuestas que busco. Desconozco ahora mismo donde se encuentra el intruso. Ahora mismo solamente quiero desaparecer de mi ignorancia y buscar un lugar donde ocultarme de todos esos temores, de todas esas dudas. Pensar si esto sigue siendo lo que llamaban vida o si por el contrario todas estas ilusiones y fantasías son fruto de un final sangriento. Hay ocasiones en las que ni si quiera yo logro entender a mis pensamientos. A veces todo tiene sentido, pero otras veces ni tiene sentido ni merece la pena.

     El agua está demasiado fría para mi, pero no me importa. Cada lágrima derramada por la ignorancia y los temores me acaricia suavemente cuando me abro camino. Intento tener la mente despejada, en blanco, para que las sombras y el horror no me dominen. Pero es en vano. Aunque por fuera parezca fuerte y callada, por dentro estoy gritando bien alto y llorando por no poder escuchar las voces de los vientos, aquellas voces que solían susurrar mi nombre y solían aconsejarme sobre el sendero de lirios rojos. Llegamos a un punto en el que no sé si merece la pena seguir adelante. Incluso intento que la dichosa presencia del intruso no me marque para siempre, no me influya en mis decisiones o pensamientos. Pero a veces es en vano. El horror acompaña a la duda y hace que las aguas se vuelvan más oscuro que el carbón. El horror acompañada a la duda y hace que el camino desaparezca entre la niebla. Quiero hacer arder los árboles, pero no lo consigo. Anhelo poder destruirlo todo para ver así si tú desapareces de este Edén. Sin embargo, me da miedo avanzar, me da miedo pensar en una posibilidad. Porque puede ser cierta. Porque puede que funcione. Porque puede que detenga a las sombras, las dudas, los temores. 

Porque intento mantener la esperanza en los momentos más difíciles.

21 comentarios:

  1. Ningún paso se da en vano, todo pasa por alguna razón, haces bien, siempre hay que mantener la esperanza por mucho que cueste. Un saludo desde: http://andencuatrocientosveintidos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a ambas por los comentarios. Espero no rendirme nunca y que todo sea cierto, que nada es en vano.

    Un abrazo muy fuerte, queridas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pandora, me encanta el blog en general... tiene una imagen fantástica, ojala el mio tuviera el mismo aspecto. Un saludo de "Vida y Muerte".

    ResponderEliminar
  4. Hola! Me paso de nuevo para decirte que has ganado el premio Liebster Award Discover New Blogs en mi blog www.soyunachicaguapa.blogspot.com
    Espero que aceptes y si tienes cualquier duda o no sabes qué hacer, mandame un e-mail a marinasoyunachicaguapa.blogspot.com o una pregunta a LovePeace13 en Ask.fm Un beso y Enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Javier, muchas gracias por pasarte por aquí y comentar. Tu blog está muy bien, sé que podrás llegar muy lejos con el buen contenido que tienes. Si tanto te preocupa la imagen de tu blog sabes que siempre lo puedes hacer a base de esfuerzo y trabajo. Te animo a ello, amigo.

    Love&Peace, muchas gracias a ti por acordarte de mí. En serio es un detalle muy bonito. Mil gracias. Ahora me pasaré a ver.


    Un beso a ambos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Pandora! Y bueno, una vez más he quedado naufragando en tus palabras, y en todo aquello que llego a sentir gracias a tus letras. En esta ocasión, nos hablas de las dudas y el miedo, y la forma en la que apresan nuestra alma. Esa manera que tienen de amarrarnos a nuestra oscuridad, sin dejarnos ver la luz, e interpreto que a esto se debe los árboles y la niebla. El intruso, esa vocesita que siempre susurra, que siempre nos acompaña desde diferentes lugares, y que muy pocas veces lo podemos ver o ponerle nombre propio. A veces, el intruso no es otro que nuestro lado negativo fomentado por nuestra falta de fe. A veces es el mal.
    Me ha encantado la manera en que has descrito la escena en donde nuestra protagonista camina por el agua, debido a que al no encontrar luz, se ha desviado del camino y ha decidido encontrar su propia luz, y aquello es lo que yo denomino superación personal. Su travesía, sintiendo en su piel todos los errores que ha cometido, todas las lágrimas que ha llorado, y su fortaleza de seguir adelante a pesar de todo. Porque como bien lo has dicho al final de la entrada ella no ha perdido la esperanza, y aunque está segura que en el futuro sus miedos, e inseguridades le seguirán, así como el intruso, a pesar de todo, no se rendirá.
    Realmente, felicidades por escribir de esta manera tan preciosa, de hacernos reflexionar y traspórtanos. Siempre es un placer leerte, la profundidad con la que están narrados tus escritos es impresionante :D ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  7. Una vez más, Gisel, tus comentarios me asombran. Sin duda, y siempre lo digo, son los mejores para que la gente que no lo entienda logre comprender un poco más todas aquellas cosas que rondan en mi delirante cabeza. Todas las cosas que me llegas a escribir hace que me de cuenta de tantas cosas y me anima por completo a seguir con este proyecto. Realmente opino que no hay nadie que podría traducir mejor el significado de estos delirios que tú.Cuidado que te voy a empezar a denominar mi traductora/intérprete personal. Incluso me atrevería a confesarte que tus comentarios son puro ejemplo a seguir, son verdaderas inspiraciones para seguir desvelando nuevos delirios. En serio, Gisel, muchas gracias. Espero poder disfrutar pronto de nuevos comentarios tuyos que me ayuden a escontrarme por este Edén.

    Un beso muy fuerte y nos volvemos a leer, querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, no creo que tus escritos necesiten una traductora, porque basta con el sentimiento con el que están escritos. Cada vez que termino de leer una entrada tuya, mi mente se queda en blanco porque de lo mucho que trasmiten no sé por donde empezar. Muchísimas gracias a vos por escribir, y compartir estos delirios. Y me alegro mucho que sea de esa manera, es por eso que procuro comentar siempre :) ¡Hasta pronto!

      Eliminar
  8. Nunca pierdas las esperanzas, ni en la peor oscuridad

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por el apoyo, Fiori. Un detalle bonito para no perder nunca el norte. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La esperanza es lo que te mantendrá en pie en los momentos duros...

    Y también se cultiva, como la amistad. Hay que regarla de optimismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por haber pasado por este Edén, Cruella. Ha sido un honor para mí que me hayas leído. Espero que te haya gustado este delirio y que pueda verte más veces por estos lares. Ojalá la esperanza no se desvaneciera nunca. Un abrazo, querida.

    ResponderEliminar
  12. Nunca hay que rendirse, pese a que duela.. Hay que elevar la esperanza, ayudarnos de ella para hacernos más fuertes.. pero hay que cuidarla o al final se pierde..

    De nosotras depende todo... me ha gustado mucho la entradaaa

    un besoo

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por el comentario, Anyi. Un mensaje de apoyo muy bonito, de verdad. Un beso muy grande para ti también.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! Tienes un premio en mi blog
    Besos :)
    http://las5piedrasdeafrodita.blogspot.com.es/2013/06/premio.html

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por avisarme. Ahora mismo me pasaré a verlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Pandora, tienes un blog genial, me gusta mucho.

    hay te sigo.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, Junii. Espero que te guste este Edén y que disfrutes al máximo de cada delirio. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Cuantos delirios Pandora!
    La verdad es que me he dado varias vueltas y me ha gustado mucho tu blog y me vas a ver de vuelta por aquí ;)
    (por lo demás, me di cuenta que soy tu seguidora #100 jeje)
    Cariños!
    Catapzia

    PS: la música demasiado acorde al estilo del blog, me sorprendió, por lo general corto la música inmediatamente o dejo el blog porque me molesta, pero en esta ocasión calza estupendamente.

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola, Catapzia!
    En primer quiero darle un agradecimiento profundo por formar parte de este Edén. Significa mucho para mí haber llegado a los cien lectores. Y sí, tú has sido ese número cien y es por eso que me gustaría darte publicidad durante una semana a tu blog, si es que tienes. Sería tanto en el blog como en las redes sociales. ¿Qué te parece? Pienso que un blog debería de estar entregado al cien por cien con sus lectores, con sus víctimas del Edén, y por eso creo que sería bueno algún tipo de recompensa por haber encontrado a la víctima número cien. Así que cualquier cosa puedes dejarme un comentario o escribirme al email, como tú prefieras.

    Y muchas gracias por tu comentario. Este blog tiene su propia banda sonora. Yo sé muy bien a qué te refieres con eso de la música de un blog. Aquí siempre se intenta crear ambiente, sumergir al lector en otro mundo. Así que me alegra mucho saber que ese propósito se consigue y que os guste su música.

    Espero poder volver verte por aquí y poder seguir leyéndote. Es un verdadero honor para mí. Muchas gracias nuevamente por haberte adentrado más allá de las puertas del paraíso.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar