» El despertar de la llama.

     Frustración. Eso es. Eso es lo que siento. Pura frustración. Puede que tristeza también. Eso son los pocos sentimientos que logro obtener desde que el frío me arrebató mis emociones. Mis recuerdos y mis sentimientos se van marchitando con el paso del tiempo y siento que se van convirtiendo en humo, en un humo que en pocos segundos logra desvanecerse en el olvido para siempre. Frustración. Sí, eso es. Frustración y rabia contenida porque no soy capaz de encontrar una solución. Frustración y rabia contenida en lo más profundo porque no soy capaz de ver las cosas claras, de poder ver el camino adecuado y poder seguir adelante con esto. Lo único que quiero hacer es gritar. Gritar fuerte y bien alto, aunque sea en vano, aunque nadie me escuche. Sé, o al menos eso creo, que esa es la única forma de poder liberar toda esta angustia que guardo en mi interior.


         Agua. Agua que cae sin cesar sobre la nieve, haciendo que esta desaparezca poco a poco. Parece que las estaciones están cambiando muy rapidamente. Sí, debe de ser una señal que no logro descifrar. Agua. Agua que consigue helar mi propia sangre cada vez que la acaricio con la yema de mis dedos. Agua. Agua que fluye y que nunca mira atrás, nunca retrocede sobre sus pasos. Ojalá yo pudiera ser ese agua. Ojalá yo tuviera la fuerza suficiente para no mirar atrás y volver corriendo a mi origen. Hay veces en las que anhelo  con bastante ansia poder ser tan bizarro como ese agua helada y poder continuar adelante, más allá del horizonte, sin miedos, sin temores, sin dudas que me perturben los sueños, las noches. Poder ser tan ágil y y vivaz como el agua. Tan transparente y resbaladiza como el agua. Tan dueña de mí misma...


[ . . . ]

         Me excita que el agua roce mi cuerpo desnudo y lujurioso. Fria agua que estremece mis sonrosados  pezones. Mi vello se eriza y mi imaginación echa a volar. Frustración. Frustración por no poder torturarte como lo hicieron conmigo. Me deslizo por el agua. Humedad. Excitación. Pensamientos lascivos. Autosatisfacción. El agua me inspira y me devuelve la vida. Es el agua que hace que esa chispa vuelva a encenderse, que esa llama vuelva a renacer de entre las cenizas. Porque pocas son las ocasiones en las que me doy cuenta que jamás podré ser como el agua. ¿El por qué? Porque soy fuego. Porque soy puro fuego. Soy mucho más que una simple mujer. Soy más fuerte de lo que parezco y parece ser que no quiero darme cuenta de ello. Y aún así, sé que tengo el potencial para sacar a la superficie toda esa rabia contenida, toda esa frustración que intenta marchitarme.

Sí, la próxima vez que nos veamos te convertiré en mi víctima. 
Venganza.

        ¿No te gustaría acariciar mi sexo? ¿No te gustaría besar mis carnosos labios y sentir el calor de mis senos? Deslízate conmigo en el agua. Adéntrate en este húmedo mundo. Goza conmigo. Ignora el paso de las estaciones. Céntrate en mí. Haz que la frustración y la tristeza desaparezcan. Eso es lo que te gustaría escuchar, ¿verdad? Lamento mucho que no vaya a ser así. Las llamas han aplastado al agua con fuerza y se ha adueñado de este Edén. Tal vez no lo entiendas. Tal vez ni si quiera le encuentres lógica, pero así son las cosas. Es ahora cuando consigo convertirme en una ilusión, en un reflejo que te seduce y te lástima en lo más hondo. Y será entonces cuando te ahogue con mis propias manos. Seré yo la mantis hembra que acabe contigo.

Me excita la idea. ¿A ti no?

        Sólo entonces, cuando despierte de mi profundo sueño, te tomaré. Te dominaré. Te torturaré. Me convertiré en tu manzana prohíbida. Probarás el jugo de entre mis piernas. Oh, sí, lo harás. ¿Y luego? Yo misma te expulsaré de mi Edén. Me dirás que me amas, y yo ya no te creeré. Serás tú quien caiga en mis redes. Secaré todos los ríos del paraíso con mi fuerza y mi egoísmo. Reuniré todo el valor y coraje para poder aplastarte y poder marchitar, quemar y mandar al olvido tu alma y tus recuerdos. Porque de nada sirve ya esas miradas cómplices. Porque ver mi reflejo en el agua me ha hecho darme cuenta de mi nueva situación. Porque, simplemente, ha llegado la hora de las llamas y el odio. Porque soy hija del mismísimo fuego.

 Me atreveré a revelar tu impronunciable nombre, pecador.

6 comentarios:

  1. ¿Conoceremos realmente el nombre del intruso? ¿Empezaremos a ver la luz de estos delirios? Muchas preguntas cada que vez que leemos uno de ellos, muchas preguntas sin respuesta, muchas ganas de saber más.

    Sobra decir nada sobre él, ya que como siempre, fantástico, y me encanta saber que Pandora tiene cada día más clara su venganza hacia aquel que la hundió en aquel Edén, aunque ahora ella sea su reina.

    Nadie es de nadie, nadie debe depender de nadie, y adoro esa actitud de Pandora.

    Un beso enorme, hermanita, y espero seguir leyendo delirios tan estupendos como éste, cosa que no dudo ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los ánimos, Shenia. Me encanta siempre leer comentarios como los tuyos. ¿Qué decir cuando tú ya lo has dicho todo bien claro? Nosotros mismos somos dueños de nuestro cuerpo y nuestras vidas. Sólo nosotros tenemos el poder de tomar las decisiones, ¿verdad? En cuanto al nombre del intruso, por mucho que intente recordar, no consigo iluminarme, y él tampoco parece que está por la labor de revelármelo, pero quién sabe. Tal vez algún día todos lleguemos a conocer la verdad que esconde el Edén. Espero que algún día se disipen todas mis dudas y que mis preguntas puedan ser respondidas... pronto. Me ha emocionado saber que al fin alguien, una invitada de honor como tú, haya dado con la clave, con un elemento esencial para continuar con todo esto. De verdad, muchas gracias por una nueva confesión y espero que sigas disfrutando de todos los delirios, querida hermana.

      Eliminar
  2. De nuevo una entrada algo más que perfecta. Es que tienes una manera preciosa de narrar, explicarte y de plasmar los sentimientos y pensamientos...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Claudiettha. Me alegra mucho saber que mi forma de expresarme os gusta, incluso hay algunos que piensas que es algo difícil de narrar así, pero la verdad es que parece que tengo un don para esto.

      Espero que sigas disfrutando mucho de los próximos delirios.
      Un beso muy grande, amiga.

      Eliminar
  3. Hmm, me encanta Pandora, es una persona fuerte y con personalidad e ideas propias. Bueno, ¡es una criatura de fuego al fin y al cabo!
    Yo también quiero saber el nombre del intruso, es algo que siempre me intrigó >.< aunque tampoco me cae bien, a decir verdad xD
    lo de la venganza es muy emocionante hehe...
    Estoy deseando leerla ^^
    ¡Genial!, como siempre ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida seas de nuevo, Naku. Siempre es un placer tenerte merodeando por el jardín del Edén. Y me alegra mucho ver que te gusta Pandora, eso siempre anima a seguir adelante con el proyecto. Pandora es dueña de sí misma, es fuerte y valiente a pesar de su aspecto frágil e inofensivo. Es tan fuerte como el roble y tan ardiente como el mismísimo fuego. Porque ya lo sabéis, ella es la propia llama.

      Así pues, espero que sigas disfrutando de cada uno de los delirios. Siempre es un gusto muy grande poder leer tus comentarios y ojalá algún día ese maldito intruso nos confiese su verdadero nombre, aunque ni yo misma sé si lo llegará a hacer, esperemos que sí. Y ojalá Pandora pueda deshacerse de ese condenado pecador algún día para así poder ser libre y poder descansar en paz de una vez por todas.

      Espero verte de nuevo por estos lares pronto, amiga.
      Un beso muy grande.

      Eliminar