» En busca de la dulce soledad.

     Soledad. Soledad es lo que necesito. Estoy harta de las historias incompletas de amor. Estoy harta de las mismas mentiras de siempre. Soledad. Soledad es la respuesta. Quiero dejar de vivir del engaño. Esta situación no me complace, ni lo más mínimo. Soledad. Soledad es lo que busco, así que, por favor, déjame en paz. Quiero que desaparezcan de mi Edén y me dejes completamente sola. No quiero más palabras ingenias. No quiero falsas esperanzas. No necesito tu presencia. Ya no. Nunca más. Soledad. Necesito respirar hondo y sentir la fría hierba acariciando mis pies. Lo único que necesito es la naturaleza de este paraíso.



     Ya no hay lugar para las pesadillas. Ya no hay lugar para los lamentos. No quiero estar contigo. No quiero seguir siendo objeto de tu lujuria. Soledad. Simple y mera soledad. ¿Acaso es mucho pedir? Me he mantenido fuerte durante todo este tiempo. Creo que ya va siendo hora de abrir una nueva puerta y expulsarte de aquí. No te soporto. Te odio. Te detesto. Quiero soledad. Ansío soledad. Es la única esperanza que me queda. La única medicina. No quiero tus besos o tus caricias. Tampoco quiero esos recuerdos teñidos de sangre. Quiero soledad. Quiero una nueva escapatoria a mis pensamientos. 

     ¿Qué me queda? ¿Qué es lo que me queda si no es la soledad? Por favor... Edén, devuélveme esa intimidad. Soledad. Busco la soledad por cada rincón de este elíseo. Busco un momento de desconexión, pero no consigo hacer que desaparezcas. No quieres salir de mi mente. No quieres que descanse en paz. Soledad. Soledad es lo que necesito. Por favor, desaparece, sal de mis sueños. Deja de convertirlos en pesadillas. Estoy harta de las historias incompletas de amor. Estoy harta de las mismas mentiras de siempre. Soledad. Soledad es la respuesta. Quiero dejar de vivir del engaño. 

     Ya no puedo continuar con esta angustia horrible... Día tras día. Tu presencia me produce dolor de cabeza. Y lo único que quiero es estar sola, sentirme aislada de todo esta pena. Quiero evadirme de mi propio reino y encontrar nuevos caminos a la satisfacción personal. No sé como afrontar estos momentos de dudas, sin embargo, no voy a darme por vencida.  No voy a detenerme hasta encontrar mi lugar en Edén, encontrar mi escondite, mi nuevo refugio. Sin ti, sin más. Soledad. Es lo que ansío. Es lo que necesito. No requiero de tu agónica presencia. No quiero seguir escuchando los llantos de Edén. 

     Soledad. Soledad es lo que necesito. Estoy harta de las historias incompletas de amor. Estoy harta de las mismas mentiras de siempre. Soledad. Soledad es la respuesta. Quiero dejar de vivir del engaño. ¿Qué me queda? ¿Qué es lo que me queda si no es la soledad? Por favor... Edén, devuélveme esa intimidad. Soledad. Busco la soledad por cada rincón de este elíseo. Ya no puedo continuar con esta angustia horrible. Tu presencia me produce dolor de cabeza. Soledad. Soledad. ¿Dónde estás, Soledad? Aquí me encuentro, atada a las emociones. Atada a la esclavitud de tus pensamientos. Quiero soledad. Ansío soledad. Deja de poseer mi cuerpo y controlar mi cuerpo... por favor.

4 comentarios:

  1. Confieso que lo único que me molesta es la repetición innecesaria de la palabra soledad. No obstante si tu intención era hacerme sentir como una serpiente, lo has conseguido XD
    por otro lado, no me quejo pues el resto del texto es fabuloso, triste, pero fabuloso.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa repetición de la palabra se denomina anáfora, y es una figura literaria que uso con bastante frecuencia para darle más énfasis a mis delirios. Muchas gracias por haberme dado tu opinión y haber compartido con todos nosotros tu confesión. Ojalá sigas explorando en profundidad por este pequeño elíseo personal. Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Claudia. Espero verte pronto por estos lares de nuevo. Un beso muy grande, y cuidado de no perderte por este jardín del Edén.

      Eliminar