» Arrepentimientos escritos sobre papel.

     "Querida Pandora: 
     No sé si sigues pensando en mí. No sé si continúas recordándome. Lo único que sé es que te extraño. Sé que han pasado muchas cosas entre nosotros, la mayoría perversas y oscuras... Pero no puedo evitar seguir soñando contigo cada noche. Mis manos siguen manchadas de sangre, pero juro por el gran apego que siento por ti que trato a cada segundo que pasa de quitarme esta sustancia carmesí de la piel.    
     Sé que por muchas veces que te diga lo arrepentido que estoy con todo lo sucedido jamás conseguirás perdonarme. Pandora, has descubierto la verdad. Has descubierto mi verdadera identidad. Has conseguido al final recordar con severa claridad tu pasado. Y créeme que me hubiera encantado desvelártelo antes, pero sé que si lo hubiera hecho no hubiéramos tenido ni la mitad de las experiencias carnales vividas juntos... 
     Sé que posiblemente, en este momento, estarás frunciendo el ceño y mordiéndote el labio inferior. Y créeme que sé por qué, porque te sientes impotente por no poder abofetearme con tantas mentiras sobre mis hombros y posiblemente pienses que solo hago referencia a lo terrenal y lo carnal. Sé que soy un idiota por decirte las cosas ahora, así, y posiblemente de nada sirva. Sin embargo, tengo la tremenda necesidad de decirte lo que siento para quitarme este gran peso de encima, el cual no me deja apenas respirar... 
      Eres un lirio muy fuerte. Supongo que siempre lo he sabido, pero mi condición de hombre  no me ha dejado más remedio que forzarte al límite hasta ver de lo que eras capaz de hacer... Lo siento, querida. Lo siento en el alma, en mi alma contaminada y putrefacta. Siento haber sido la causa de tu desgracia y la causa de tu gran dolor durante tantísimo tiempo. 
     Ojalá pudiera volver atrás y haber hecho lo correcto, alejarme desde el principio de ti. Jamás podré perdonarme a mí mismo. Supongo que he llegado a lo más hondo del infierno por todo lo que ha pasado. Estar en soledad en medio de la oscuridad es lo que me merezco, lo sé. Aún así, imagino que lo que trato de decirte es que de verdad siento algo real por ti y que me gustaría enmendar los errores del pasado. 
     Oh, Pandora, créeme por favor. No te estoy engañando. En esta ocasión es real. Por favor, borra esa corvada sonrisa de odio y frustración y escúchame. Créeme... Suspiro hondo con mucho pesar pues sé que lo más probable es que tires esta carta al fuego abrasador de tu corazón. Te lo suplico, Reina Roja, dame una última oportunidad... "

6 comentarios:

  1. Hola!
    Yo pienso que cuando una relación empieza con verdades no dichas, secretos guardados y mentiras no hay nada bueno, no hay bases solidas y en las tempestades se lleva fácilmente aquello que se "construye".
    Me gusto mucho tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida una vez más al jardín del Edén, Isabel. Me gustaría darte las gracias por dejar una pequeña huella por estos lares. No podías haber expresado mejor lo que pienso acerca de ese tema. Muchísima razón tienes, sí. Absolutamente siempre hay que ir con la verdad por delante porque luego el castillo de naipes puede derrumbarse con facilidad y no hay nada que podamos hacer para volver a construir nuestro pequeño reino. Un beso muy fuerte y espero poder volver a leer pronto por aquí.

      Eliminar
  2. Perdonar, olvidar y empezar,... palabras diferentes entre sí,... pero eso que llamamos experiencia es lo que las encadena, el perdón nunca debe ser para los demás sino para uno mismo para tener esa tranquilidad, que nos permita olvidar ese daño que alguna vez recibimos y por lo tanto poder empezar y continuar en el camino sin piedras y regresar la luz a nuestro ser. Bendita experiencia que nos permite brillar nuevamente en la vida y tener muchos soles y muchas lunas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuera tan fácil perdonar. Algunos de nosotros no tenemos la bendición de perdonar a los demás por todo el daño que nos han causado porque las heridas que han dejado son demasiado profundas. Admiro a todas esas personas que son capaces de arrepentirse y perdonar, pero lamentablemente, yo no dispongo de ese don. La experiencia no hace más que darnos lecciones, lecciones tan importantes como que no hay que confiar a la ligera en ciertas personas, o mejor dicho, en nadie. Porque tarde o temprano, por una circunstancia u otra, nos acaban traicionando. Aunque no por eso hay que sumirse en la completa y oscura soledad, pues como todos sabemos, la hierba vuelve a crecer tras el arduo invierno.

      Eliminar
  3. me doy asco! por pensar que su carta fue muy divertida, no me malinterpretes, no es por su sufrimiento tras esos escritos, es por la repugnancia que me dan los mundanos, incluyéndome obviamente, Pandora Pandora ¿que piensa usted de la traicion? para mi es divertida ya que todos la experimentamos de alguna u otra forma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La traición es una palabra con mucho poder que conlleva siempre unas consecuencias trágicas y nefastas ya sea para el traicionado o para el individuo que comete la traición. A lo largo de todos estos años no he sido más que una víctima de innumerables traiciones que me han hecho sufrir y sangrar, pero a la vez es una lección constante de que en nadie se puede confiar al cien por cien...

      Eliminar