» El comienzo de la tortura sonora.

Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Nuevamente ese penetrante sonido. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Un desagradable sonido que parece no cesar nunca. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Maldito sea ese sonido que me provoca fuertes dolores de cabeza. Toc, toc, toc, toc. Y cuando parece que al fin ha terminado la tortura... Toc, toc, toc... vuelve a aparecer. Toc, toc, toc, toc, toc. TOC. Mi mente se encuentra bloqueada a la vez que agitada. Tengo la horrible sensación de que los pensamientos dentro de mi cabeza van a estallar. No puedo controlarlo. No consigo entenderlo. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Ese condenado sonido no deja de repetirse dentro de mi cerebro. Se trata de un sonido fuerte y denso que se adentra en lo más profundo de mi ser.

Nunca antes había sido protagonista de un acontecimiento así... Es sofocante, es tedioso, es abrumador. No sé de dónde procede ni sé cómo detenerlo. Lo odio. Lo detesto. Quiero que salga de mis adentros. Quiero que se calle. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Intento respirar hondo y no entrar en pánico, pero me resulta cuasi imposible no volverme loca. ¿Qué había pasado con el movimiento de las agujas del reloj? Este sonido no se le aproxima nada, pero, ¿acaso las manecillas del reloj siguen su curso? Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Intento aclarar mis ideas, pero apenas puedo concentrarme. Me gustaría poder arrancarme el pensamiento. Me gustaría que ese horrible sonido llegara a su fin. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Inesperadamente se hace un silencio que dura apenas unos minutos... Y cuando pienso que todo ha acabado... Toc, toc, toc, toc, toc, toc.


¿Qué es lo que está sucediendo? El latir de mi corazón se acelera y las pupilas de mis ojos se dilatan. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Creo que estoy empezando a entrar en trance. Un delirio tras otro comienza a apoderarse de mi mente. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Pensé que en este nuevo mundo nada podría afectarme, pero aquí estoy, en mitad de mi soledad intentando luchar contra una tortura sonora. Toc, toc, toc, toc, toc, toc, toc. ¡Ya basta! ¡Ya no lo soporto más! Toc, toc, toc, toc, toc, toc. ¡¿Qué es lo quieres de mí?! Toc, toc, toc, toc. Ya no lo aguanto más. Debo de salir de aquí. Debo de encontrar una escapatoria. No consentir que este sonido domine mis impulsos. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. El desagradable sonido que parece no cesar nunca. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Maldito sea el sonido que me provoca fuertes dolores de cabeza. Toc, toc, toc, toc. Y cuando parece que al fin ha terminado la tortura... Toc, toc, toc... vuelve a aparecer. Toc, toc, toc, toc, toc. TOC.

Nuevamente entro en un bucle sin fin de castigo y agonía. Un nuevo enemigo se abre paso dentro de mi ser. No sé qué es. No sé qué es lo que busca. Pero estoy segura de que quiere verme sufrir. ¿Las agujas del reloj se han detenido? ¿Las manecillas del reloj ya no hacen tic, tac? Quiero respuestas antes de perder completamente el juicio. Siento que me voy a perder en mi ansiada soledad. Voy a perder mi esencia. Voy a perder el recuerdo de la victoria. Lo único que puedo hacer es ponerme a merced de ese dichoso y odioso sonido denso y angustioso. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Quiero luchar contra él. No quiero derramar ninguna lágrimas más de sangre. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Anhelo aferrarme a la existencia. No quiero volver a perecer. Toc, toc, toc, toc, toc, toc.

¡Qué alguien me libere de esta tortura! ¡Qué alguien haga callar a ese sonido abominable! Toc, toc, toc, toc, toc, toc, toc. Me angustia. Me irrita. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. ¿Por qué no se calla? ¿Por qué no sale dentro de mi mente? ¿Por qué me castiga de esta manera? ¿Por qué juega y atormenta mis pensamientos? Toc, toc, toc, toc, toc, toc. Quiero pensar con claridad. Quiero volver a recuperar el juicio. Toc, toc, toc, toc, toc, toc. 


¡YA BASTA! ¡SILENCIO!

4 comentarios:

  1. El reloj ... vaya contrariedad... destruye con un segundo la oportunidad de querer tener lo que es imposible, el tiempo que le sigue nunca es el suficiente... toc, toc, toc, es una tortura que taladra la cabeza con dolor y pensamientos... siguiendo los segundos sin sentido...
    Sigo leyendo tus delirios....gracias por compartir... FANTASMA EN LA PENUMBRA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por compartir tus pensamientos con todos nosotros. Me ha encantado la interpretación que has hecho de este delirio. Ojalá nos sigas deslumbrando con más confesiones en el futuro. El próximo domingo podrás disfrutar de un nuevo delirio. Nos vemos entonces, amigo!

      Eliminar
  2. toc? sonidos de percusión, intente hacer una linda canción, la mas hermosa, dulce y sublime canción,intente...controlar ese tiempo detenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sonido abrumador que no cesa jamás, que no te permite pensar. Una crueldad sonora que te penetra a fondo hasta lo más profundo de tu interior. Intentar centrar la atención hacia el poder del control es difícil y cuasi imposible. El tiempo es un enemigo y nunca espera a nadie. Ojalá algún día podamos encontrar el coraje suficiente y el modo de poder adueñarnos de ese control y controlar lo incontrolable, lo intangible, lo eterno. Ser dueños del Tiempo podría llegar a brindarnos la oportunidad de ser auténticos inmortales.

      Eliminar