» Contracorriente.

Nuevamente me encuentro contracorriente. No sé si llegaré a sobrevivir a lo que está por venir, pero sé con certeza que ya no siento miedo. A pesar de las adversidades, sé que podré con todo. Al fin soy consciente de lo que fuerte que soy y de lo valiente que es mi corazón. Sé que, aunque a veces sienta que me esté ahogando en mis propios pensamientos, al final lograré hallar la verdad y salir victoriosa de cualquier tormento. Incluso cuando mis enemigos crean que me han derrotado, me levantaré con una sonrisa en el rostro para demostrarlas que nada ni nadie puede destruirme. 

Soy Pandora. 
Soy el fuego y la vengadora. 
Soy la Reina de este jardín del Edén. 
Soy el temor y la pesadilla de cualquier varón. 

Nada puede detenerme. Nada puede poseerme. Sólo yo y mi fuerza de voluntad por crear un lugar mejor dentro de la caja de Pandora me llevará hasta el final. El juego aún no ha acabado. Así pues, sí, exactamente, no todas las cartas están sobre la mesa de cristal. Aunque piense que el tiempo esté en mi contra, aunque las corrientes sean fuertes y testarudas, sé que seré yo y únicamente yo quién venza y se haga con el total control de este paraíso. Porque ya no hay intruso que pueda envenenar mi interior o cegarme la visión.

Nunca más caeré en la tentación carnal del enemigo y jamás cederé mi condición por muy maldito que esté. Iré siempre contracorriente sin horror y con seguridad. Los tiempos oscuros han pasado y ya sólo queda el recuerdo agridulce de la presencia de aquellos que quisieron corromperme. Yo soy la renacida. Yo soy la Mesías  del Elíseo. Me levantaré todas las veces que hagan falta para demostrar mi poder. Yo soy uno con este paraíso, yo soy el lirio ensangrentado.


Soy Pandora. 
Soy el fuego y la vengadora. 
Soy la Reina de este jardín del Edén. 
Soy el temor y la pesadilla de cualquier varón. 


Aún hay esperanza. Aún hay luz. Aún existe bondad dentro de este corazón que creía marchito. Sé que al final mi alma se salvará y lograré cruzar las grandes puertas al final del profundo y frondoso bosque. A pesar de las adversidades, sé que podré con todo. Al fin soy consciente de lo que fuerte que soy y de lo valiente que son mis emociones. No me dejaré llevar en ningún momento por la ira y el descontrol. Seré siempre consciente y eterna. Lucharé y permaneceré pura, manteniendo toda mi esencia intacta.  Porque ya no hay intruso que pueda mancillar mi cuerpo y espíritu. Soy libre. Después de tanta agonía y sufrimiento, soy libre, verdaderamente libre.

No siento miedo al ir contracorriente. No siento ninguna clase de temor, pues soy poderosa y guardo en lo más profundo de mi ser un poder colosal que en cualquier momento puede ver la luz, la luz verdadera. Nada puede detenerme. Nada puede poseerme. He conseguido, después de tanto tiempo existiendo entre torturas prohibidas, alcanzar el máximo estado del climax. He conseguido encontrarme a mí misma. Y es que, eso es lo realmente importante. Da igual que mis preguntas no obtengan respuestas, eso no es lo que importa. La auténtica verdad de las circunstancias reside en únicamente en mí, en mis deseos, mis objetivos, mi interior, mi ser. 

Soy Pandora. 
Soy el fuego y la vengadora. 
Soy la Reina de este jardín del Edén. 
Soy el temor y la pesadilla de cualquier varón. 

4 comentarios:

  1. Pandora no hay espacio ni tiempo para el miedo, para las lágrimas, para la ternura empalagosa, incluso el amor debe ser tratado como una persistente y acalorada batalla… sigue luchando con esa pasión y fortaleza.
    Me encanta tu firme convicción de ser siempre tú misma. Y aquí estoy Reina pongo a tu disposición mi espada, con respeto y con honor y cubriéndome de inspiración.
    ¡Es un orgullo haberos encontrado y sentir vuestro ímpetu!
    El Fantasma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu lealtad, significan mucho para mí. Poder encontrar a alguien que indaga con constancia por estos lares me llena de más determinación para continuar hacia adelante. Jamás debemos de olvidar quienes somos y cuáles son nuestros objetivos. Nosotros mismos somos los únicos que podemos decidir cómo queremos vivir nuestra existencia y cómo queremos que sea nuestro sendero hacia la eternidad. Espero poder contar con tu apoyo, con tu espada, respeto y honor en futuros delirios. ¡La lucha no ha hecho más que empezar!

      Eliminar
  2. Pandora... Me has emocionado y me has llegado al alma con esta entrada. Y, es más, me has puesto la piel de gallina. Semejante declaración de intenciones, semejante templanza, seguridad, fortaleza... Siempre te digo que dejo la lectura de tus delirios para la mañana del lunes, para coger con más fuerza el comienzo de la semana, y este delirio concreto probablemente sea la mayor prueba, hasta ahora, de que ha sido una tremenda decisión por mi parte. Leer estas líneas no sólo le sube a uno los ánimos y el valor de enfrentarse a la adversidad; te saca una sonrisa, te anima a levantarte de la silla y plantar cara a todo aquello que se ponga en tu camino en contra de tu propio futuro. Me encanta la determinación que se palpa en cada línea, en cada declaración de intenciones. Y, fuera o no tu intención, me he enamorado de esa definición personal, ese fuego de la venganza, esa Reina del jardín del Edén, que tanto me ha recordado a Kvothe, carismático protagonista de la que, demasiado bien sabes ya, es mi saga favorita de todas cuantas he leído.
    Grande, Pandora.
    Muy, muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque a veces no podemos hacer otra cosa que mantenernos firmes y fuertes en todo momento. Debemos de mantener sólida esa fortaleza para que nada ni nadie nos haga daño, pues es la única manera que tenemos de continuar hacia delante. Muchos consideran los lunes un verdadero suplicio, pero aquí estoy yo para afrontarlo con fuerza y determinación. Y si puedo transmitirte esa energía e inspirarte a continuar mirando hacia adelante, entonces doy mi misión por finalizada. Así pues, mil gracias por compartir conmigo tus pensamientos. Si como bien dices, yo he conseguido sacarte una sonrisa y alegrado el día, ahora debo decir yo que en esta ocasión has sido tú quién ha conseguido llenar mi ser de gozo y satisfacción. Gracias por todo el apoyo y ánimos que me das. ¡Te estaré eternamente agradecida!

      Eliminar