» Pensamientos sobre el destino.

❛ Poco a poco todo vuelve a su cauce ❜

Hay ocasiones en las que intentamos por todos los medios salirnos del sendero correcto, o al menos encaminarnos por otro distinto, el cuál pensamos que nos puede ofrecer un mejor resultado para llegar a nuestro destino soñado. Pero lo cierto es que hay cosas que jamás debieron de cambiar. Por mucho que nos esforcemos, hay cosas que no podemos evitar seguir haciendo. Y puede que sea por nuestro bien. Puede que tengamos que despojarnos de ese sentimiento de cambio porque es lo adecuado y lo que a largo plazo nos traerá sonrisas y alegrías. 

Es extraño lo que siente mi ser cuando miro atrás. Ese momento en el que mi mirada se desvía atrás en el tiempo y lo único que siento es dolor y sufrimiento. ¿De qué manera hubiera sido efectivo renovar ese pasado para poder disfrutar ahora de una existencia llena de armonía y paz? ¿Qué tendría que haber hecho para que las cicatrices de mi corazón jamás hubieran existido? Una vez más, nuevas preguntas que jamás serán respondidas. Por terreno movedizo anduve durante largo tiempo intentando sobrevivir y buscando una alternativa a mi existencia aquí. Sin embargo, ahora lo comprendo todo. Ahora soy consciente de mi nueva realidad. Hay cosas que no podemos cambiar. Hay cosas contra las que no podemos luchar.

Desmesuradas aventuras y desventuras he tenido la ¿oportunidad? de experimentar. Todas aquellas me han traído buenos y malos momentos. Algunas me han aportado más cosas malas que buenas y viceversa. Un cúmulo de emociones emanan desde lo más profundo de mi ser. Todo ha desembocado a lo que soy ahora. Todo ha resultado ser lo que es ahora. No sé qué es lo que me depara el futuro, pero sé cuál ha sido mi pasado. He estado sumida en el caos y en la oscuridad durante mucho, mucho, puede que demasiado tiempo. Y al fin he comprendido. Al fin he entendido que a pesar de estar encadenada a una montaña rusa, todo vuelve a su cauce.

Es por ello por lo que pienso que no importa qué suceda o cómo actuemos todo será como tiene que ser. No puedo luchar contra mi destino. No puedo mirar hacia otro lado. Por mucho que quiera buscar nuevos horizontes y perderme en nuevos bosques, sé en lo más profundo de mi interior, que acabaré donde tengo que acabar. Que toda pesadilla tiene un final. Que todo sueño se puede hacer realidad. El tiempo jamás dará un paso atrás. El tiempo puede que a veces esté en tu contra, o eso pienses, pero no puedes estar más alejado de la verdad. El tiempo es un aliado, hay ocasiones en las que te brinda malas experiencias, y puede que estas se hagan eternas, pero es únicamente para después recompensarte con algo mejor.

No puedo ir contra corriente por mucho que lo anhele. Inconscientemente el destino tiene un plan mayor para mí y haga lo que haga todo se pondrá en su lugar, donde tiene que estar. Así pues, sé con seguridad que estoy haciendo bien, que cualquier sendero que escoja me llevará con éxito a mi meta. No hay tiempo para sentir miedo y preocuparse. Debemos de ser valiente e ir a por todas y así descubrir las maravillas que esconde el jardín del Edén. Porque al final, queramos o no, todo vuelve a su cauce. El tiempo es el único que tiene el verdadero control de nuestros deseos, pues es él quién decide cuándo es el momento oportuno de revelarnos el auténtico placer de las pequeñas cosas.

7 comentarios:

  1. Absolutamente sublime desde el principio hasta el final.
    El Fantasma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejar tu huellita por aquí. Me alegra mucho saber que te ha gustado. Espero que permanezcas con nosotros mucho tiempo más y que te animes a seguir explorando cada rincón de este enigmático lugar. Desde mi escondite te mando un fuerte abrazo, amigo.

      Eliminar
  2. Hoy he llegado al trabajo un poco antes de lo esperado y, antes de empezar, he podido pasarme ya por aquí a leerte. Y estoy maravillado. ¿Sabes? Sea cual sea el pasado que he tenido que afrontar, la oscuridad a la que me he tenido que enfrentar, siempre que me preguntan qué cambiaría de mi pasado respondo que nada, no hay nada que alteraría porque eso me haría dejar de ser quien soy. Hay diversas teorías sobre el destino: unos creen que ya está escrito y sólo tenemos que dejarnos llevar; otros que lo está pero puede cambiarse, y está la idea de pensar que está en blanco y cada cual porta la pluma del suyo. Lo que es cierto, sea cual sea la correcta -si alguna lo es-, es que el tiempo es inexorable y hemos de verle como un aliado, no como un enemigo que corre en nuestra contra, pues de nada serviría esto contra ese que camina con nosotros a cada instante, nunca mejor dicho, de nuestras vidas. Muy, muy interesante reflexión, Pandora. Me quito el sombrero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido de nuevo a mi pequeño reino, Eloy. Como siempre, es un placer leer tus pensamientos, los cuales siempre consiguen conectar conmigo. El destino es caprichoso y en algunas ocasiones misterioso, ¿tú con cuál de las dos opciones que expones te quedas? En cambio, a veces el tiempo puede ser cruel y eterno. ¿Nunca te ha perturbado en algún momento de tu vida? El tiempo no espera a nadie y sí sucede que muchas veces todo lo que necesitamos es tiempo y él, pues... nos falta y sigue su camino...

      Eliminar
    2. ¡Gracias! Me llena de orgullo y satisfacción. ¿Con cuál me quedo? Yo soy partidario de que van de la mano y ninguna es absoluta, por la sencilla razón de que hay muchas cosas que escapan a tu control pero otras tantas que sí dependen de tus propias decisiones. Así que, en definitiva, para mi gusto la metáfora más próxima sería algo así como "un libro para autocompletar". En cuanto al tiempo... Sí, desde luego que me perturba. Es traicionero, y nunca lo sientes igual, pero siempre está ahí. No me refería tanto a que sea un aliado sino a verlo como tal, por el mero hecho de que no puedes hacer nada contra él como enemigo. Si no puedes con él... Ya sabes.

      Eliminar
  3. Pandora reconozco ser un espíritu indomable que busca la manera de sacar a flote todo lo que siente, desahogar la rabia, alegría, pena, nostalgia, sueños, esperanzas, frustraciones entre otras cosas, demostrando el gusto por el arte, la literatura, la música …
    Incluso con lo que intuyo, que no es un post alegre quiero decir, mis sentidos se extasían. Me invade un no sé cómo explicarlo, una fuerza que sería como ave Fénix resurgido de los escombros de mi vida.
    Seguramente nos lamentamos del destino más por lo que perdemos y no obtenemos, y el velo de los ojos no nos deja ver lo conseguido.
    Además, es mucho más fácil abrir el corazón y sonreír. Me he emocionado.
    EL FANTASMA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser un espíritu indomable, como bien dices, es algo sumamente interesante y te hace muy poderoso. Ojalá fueran muchas más las personas que se atreven a liberar su alma e ir más allá sin miedos o represiones. Tus palabras me han parecido muy curiosas y evocadoras. Espero poder tener el privilegio de volver a leerte pronto por estos lugares. ¡Un abrazo grande, amigo mío!

      Eliminar