» Delirio en mitad de la tormenta.

El viento se encuentra excitado. El sol pronto se cubrirá por las nubes de color gris. La hierba se mueve agitada y descontrolada. ¿Qué es lo que está sucediendo? ¿Qué es lo que me preocupa tanto? Mis emociones se reflejan en la naturaleza de este paraíso. No puedo predecir lo que está apunto de ocurrir. Sin embargo, las voces en mi cabeza no dejan de atormentarme. Las voces en mi cabeza no dejan de susurrarme. Un lamento que parece que jamás tendrá fin. Un lamento que parece que jamás querrá darme tregua. Me preocupa, me perturba muchísimo no poder controlar esta situación. El cielo se va oscureciendo cada vez más. Los árboles de mi alrededor parecen entran en disputa. Algo no va bien. Sé que algo no puede ir bien. Lo siento en mis adentros. Lo siento en mis carnes. Algo terrible está apunto de suceder. 

Siento que el miedo vuelve a despertar en mí.

El viento se encuentra excitado. El sol ya está cubierto por las nubes de color gris. La hierba se mueve agitada y descontrolada ante mis pies. Ya no se pueden escuchar a los gorriones ni vislumbrar a ningún otro animal por el Edén. ¿Qué está pasando? ¿Qué es lo que está apunto de suceder? Me siento desprotegida. Me siento sin fuerzas de poder seguir adelante. Presiento que mi curiosidad volverá a hacerme daño. Sé que mi curiosidad volverá a lastimarme. Las voces en mi cabeza no dejan de hablarme. Pronuncian mi nombre, susurran y cantan por doquier. Me intentan decir algo que no consigo entender. Algo está apunto de suceder. Algo está apunto de acabar con mi agonía. 

Siento que el miedo vuelve a despertar en mí.

No consigo encontrar al intruso. El viento se hace cada vez más fuerte. Tal vez todo esto no es más que un mero producto de mi inestable mente. Posiblemente todo esto sea un delirio, un delirio mucho peor que el resto que he tenido hasta ahora, pues todo es confuso, pues todo es tan inestable. Quiero correr. Quiero gritar. Quiero huir de aquí. ¿Qué es lo que está sucediendo? ¿Qué es lo que me preocupa tanto? Es la incetidumbre. Sí, eso es. ¿Qué iba a ser sino? Presiento que algo terrible está apunto de desatarse. Incluso soy capaz de percatarme de que mi corazón está agitándose por dentro. Está intranquilo, está muy nervioso. No soy capaz de hallar paz en este paraíso maldito.

Siento que el miedo vuelve a despertar en mí.


El cielo se ha tornado negro, tan negro como el propio carbón. El viento es cada vez más y más fuerte. Parece que en cualquier momento voy a salir volando de aquí. No puedo encontrar refugio. No puedo pedir ayuda. Mis lágrimas son en vano. Mis gritos de socorro son en vano. La tormenta ha llegado a las puertas del Edén. El Apocalipsis de las formas está apunto de despertar. ¿Dónde estás, intruso? ¿Adónde has huido? ¿Dónde estás escondido? No voy a pedirte auxilio, pero quiero que des la cara. Quiero que afrontes este juicio conmigo. La hierba se mueve agitada y descontrolada. ¿Qué es lo que está sucediendo? ¿Qué es lo que me preocupa tanto? Mis emociones se reflejan en la naturaleza de este paraíso. Me conmociona demasiado esta incierta situación. Algo terrible está apunto de suceder. ¿Qué es lo que yo podré hacer?

Siento que el miedo vuelve a despertar en mí.

Todo está apunto de convertirse en oscuridad. Todo está apunto de desvanecerse. Estoy sola. Estoy completamente sola. Desde el principio lo estuve. No sé por qué me extraña ver que que vuelvo a estarlo ahora. No quiero que todo esto acabe aquí. No quiero. No sin poder acabar contigo primero. Las lágrimas de sangre demuestran la desolación del momento. La incertidumbre se apoderará del jardín del Edén. Todo, absolutamente todo lo que conocía está apunto de cambiar. ¿Qué será lo que sucederá a partir de ahora? Cierro los ojos con fuerza... y entonces, sólo entonces... todo se vuelve negro.

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado la entrada jeje, paso de puntillas para avisarte de que yo también participo en la iniciativa "Seamos seguidores" te quería informar de que ya te he seguido y que espero tu seguimiento de vuelta <3.

    ¡Un abrazo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la grata bienvenida a mi pequeño lugar secreto, Arual. Espero que este Edén sea de tu agrado y que te animes a compartir con nosotros tus pensamientos, los cuales serán siempre bien recibidos. Gracias por avisar respecto a la iniciativa. Enseguida me pasaré a darte Feedback. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Pandora estoy en la penumbra, ordenando el espacio físico, o llenando el espacio interno, pero celebremos esta dulce incertidumbre que te acecha constantemente. Siempre te enfada sentirte dominada por tus emociones en determinadas situaciones. Y que te pierdes y te desbordas y te descontrolas y no puedes ver más allá. Te recuerdo que siempre has volcado tu energía venciendo al intruso y enterrando terrores, temores, pavores, desconfianzas, aprensiones, recelos, sustos, dudas y todo tipo de escepticismo... Perdona si a veces me aturullo entre ficción y realidad y no sepa distinguir. A veces creo volverme loco saltando de un lugar a otro, de un momento a otro… Perdóname si a veces soy torpe y no acierto en palabras. Pandora admirable una vez más. ¡Me encanta! ¡Cuánto sentimiento y emociones transmiten tus letras! Mil gracias.
    El Fantasma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada, me gustaría confesar que siempre es una sorpresa y una alegría encontrarme, en el momento menos esperado, tus pequeñas confesiones en mitad de un delirio. Podría incluso atreverme a decir que cuando apareces es el momento justo de encontrarme a mí misma después de andar perdida tantísimo tiempo. No sé explicarlo realmente, pero espero que con estas pequeñas palabras llegues a entenderlo.

      Este comentario tuyo me ha sacado una sonrisa bastante amplia. Sí, también es algo que tengo que admitir. ¿El por qué? Porque llevas toda la razón. Apuntas con tus oraciones a la diana y das justo en el blanco de lo que realmente está ocurriendo. No importa si no sabes distinguir lo real de lo ilusorio. Ahí está la parte divertida de toda la parafernalia que se encierra dentro del jardín del Edén, ¿no crees? Tanta confusión y tanta simbología, la cual puede ser interpretada de múltiples maneras es algo que a mí, personalmente, me estremece y me anima a seguir compartiendo delirios hasta descubrir hacia dónde puede llevarme toda esta locura. Y me encanta que sigas aquí a mi vera explorando y compartiendo pensamientos, de verdad.

      Mil gracias a ti por ese compromiso y por despertar en mí un sentimiento de gozo continúo cada vez que te leo. De verdad, gracias a ti querido Fantasma.

      Eliminar